Líbano

La OMS visitará 800 instalaciones sanitarias en el Líbano para calcular y valorar los daños provocados

Actualizado 18/08/2006 20:17:20 CET

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Organización Mundial de la Salud (OMS) visitará en los próximos cuatro días alrededor de 800 instalaciones sanitarias en el Líbano con el fin de evaluar los daños que han sufrido a causa de la guerra y el impacto que ha provocado la crisis en el reparto de servicios sanitarios dentro del país debido al regreso de miles de libaneses a sus casas esta semana, anunció hoy la organización en un comunicado. La OMS señaló que el acceso a la salud, incluidos aquellos que están desplazados dentro del país, es crítico.

"El acceso a la asistencia sanitaria es esencial para la gente que está desplazada dentro del propio país y para aquellos que han vuelto a sus comunidades", explicó la responsable de la OMS en materia de situaciones sanitarias en crisis (HAC), la doctora Ala Alwan. "Debemos trabajar deprisa para valorar los daños y reconstruir los sistemas sanitarios con el fin de que la ayuda esté disponible para todo quien la necesite", continuó.

Entre las prioridades, según esta especialista, se encuentran las ayudas para recién nacidos y sus madres; niños y vacunas; tratamiento para aquellos que sufran enfermedades crónicas; y ayuda psicológica y social para los heridos.

Para realizar una visión completa de la situación, la OMS trabajará con el Ministerio libanés de Sanidad y la Universidad Americana de Beirut. Aproximadamente, 50 voluntarios estudiantes y doctores los guiarán por el país. El trabajo será evaluar los daños físicos, determinar si hay doctores y enfermeras suficientes y comprobar si se necesitan provisiones urgentes. Los resultados de estos cálculos estarán disponibles la próxima semana.

Durante el conflicto, muchas comunidades e infraestructuras han sido seriamente perjudicadas. Así, la OMS ha confirmado que el centro de salud de Baalbek (a unos 200 kilómetros al este de Beirut) fue totalmente destruido y otros varios sólo funcionan al 40% de su capacidad. Debido a la falta de electricidad, los hospitales han tenido que acudir a los generadores, y el suministro de fuel es muy bajo. Además, en algunos lugares, los trabajadores sanitarios no han podido acudir a trabajar.

Del mismo modo, la OMS está preocupada por la salud mental de la población. Después de un mes de un fuerte y continuo estrés, muchas personas serán objeto de intensos traumas. La organización trabajará con el Ministerio de Sanidad para localizar las necesidades mentales que haya e implantar programas de apoyo psicosocial.

Igualmente, se promocionará la lactancia materna para bebés con menos de seis meses. Esta es una recomendación expresa de la OMS con el objetivo de reducir el riesgo de que los bebés contraigan enfermedades a causa del agua, ya que ésta no es potable.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter