Ordenado por
Mejor decidir durante el embarazo

Lactancia materna: invertir en el futuro

Lactancia materna: invertir en futuro
Foto: GETTY/SHIRONOSOV

MADRID, 23 Mar. (Infosalus/EP) -

   Desde los centros sanitarios se realizan cada vez más campañas de promoción de la lactancia materna por sus claros beneficios sobre la salud de madres e hijos. Las dudas más frecuentes se derivan del inicio de la lactancia y de la calidad de la leche que toma el bebé.

Según explica a Infosalus Enriqueta Román, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Puerta de Hierro-Majadahonda de Madrid, se ha perdido la cultura tradicional de amamantar a los recién nacidos y tanto madres como profesionales de la salud necesitan formarse en los conocimientos básicos sobre lactancia, las primeras para proporcionar a sus hijos las mejores condiciones de alimentación desde que nacen y los segundos para promover la práctica y despejar las dudas en la madre.

   Román señala que a lo largo de su embarazo y durante los primeros meses de maternidad, la mujer va a contar si lo desea con el asesoramiento especializado que necesite en lo que se refiere a lactancia. Desde el primer día de vida de su hijo, añade Román, en el hospital todos los profesionales implicados como pediatras, neonatólogos, enfermería y matronas fomentan la lactancia materna para luego dejar esta función tras el alta en manos de los especialistas de Atención Primaria.

En este sentido, la pediatra señala que gracias a las políticas de promoción de la lactancia como las que se realizan en hospitales como el madrileño han hecho que aumente el número de madres que emplean su leche para alimentar a sus hijos y que lo hacen con éxito.

   Los principales miedos que tienen las madres cuando tienen a su recién nacido en brazos es si conseguirá agarrarse al pecho, si tendrán suficiente leche o bien si ésta será de calidad. Algunas de las falsas creencias más extendidas se solventan con la ayuda de los profesionales por eso es tan importante recabar su asesoramiento.

Con la ayuda de la doctora Román, Infosalus pone su acento en algunas de las cuestiones que generan más incertidumbre entre las madres:

1. Decidir durante el embarazo: es importante que durante la gestación se reúna la información necesaria sobre las distintas opciones y antes de que el bebé haya llegado decidir cómo será alimentado. Si no existe contraindicación facultativa, la lactancia materna es posible en todos los casos.

   2. Los beneficios de la lactancia materna: no son exclusivamente para el bebé ya que las madres también pueden disminuir sus riesgos de depresión postparto e incluso de cáncer de mama. Según señala Román, el bebé además se beneficia de una mejor salud gastrointestinal y respiratoria puesto que disminuye el riesgo de infecciones entre los que siguen este tipo de alimentación.

   3. No hay mala leche: "No hay contraindicaciones en la lactancia materna", afirma Román, que señala que no hay mala ni buena leche, sino un alimento que está diseñado para nutrir al bebé en todas sus necesidades de alimentación.
4. Siempre hay suficiente leche: el que las madres no tengan leche es uno de los  mitos sin justificación que desmontan los especialistas más a menudo, apunta la doctora, que continúa señalando que el mayor estímulo para la producción de leche lo ejerce el bebé al succionar.

   5. A demanda: Román aclara que en la actualidad se ha ampliado este concepto porque ya no sólo se refiere a la cantidad de veces que se pone al niño al pecho sino también al tiempo que pasa mamando o en cada pecho. La especialista apunta que hay que evitar la reglamentación en lo que se refiere a la lactancia y dejar que sea el infante el que module las tomas según sus necesidades.

6. Leche de otras madres: en la actualidad se están desarrollando iniciativas como la creación de bancos de leche materna como el existente en el Hospital 12 de Octubre de Madrid. El objetivo principal es ofrecer la posibilidad de que los bebés prematuros puedan beneficiarse de las cualidades de la leche materna en su maduración cuando sus madres no puedan darles el pecho. Román señala a este respecto que esta leche y su gestión cumplen unos rigurosos controles de calidad.

7. Por qué se abandona la lactancia: además de las dificultades que se presentan a las madres cuando retoman su vida laboral, Román explica que existe un momento crítico hacia los 3 o 4 meses de edad del bebé en el que se produce un desajuste en la lactancia cuando el bebé parece que no obtiene la cantidad necesaria de leche o tiene dificultad para engancharse al pecho. En estas circunstancias, concluye Román, aumentan las posibilidades de pasar al biberón y dejar el pecho.

Europa Press Comunicados Salud
comments powered by Disqus