Los internistas abogan por una mayor implantación en los hospitales de tercer nivel

Actualizado 24/11/2010 13:32:31 CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los internistas abogan por una mayor implantación en los hospitales de tercer nivel, según expertos reunidos cita en Oviedo en el XXXI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medina Interna (SEMI), ya que consideran que para los pacientes, sobre todo crónicos, que acuden a estos hospitales resulta fundamental que "su atención se realice a manos de profesionales capaces de abordar globalmente todos sus problemas de salud".

Por ello, los médicos internistas de hospitales comarcales y de tercer nivel han coincido en señalar que una de las principales necesidades es "disminuir la fragmentación de la asistencia a los pacientes y reorganizar nuestro sistema sanitario para atender a los pacientes con varias enfermedades crónicas de manera integral, con la mayor calidad y eficiencia".

Respecto al trabajo que realizan en los hospitales comarcales, recuerdan que, generalmente, el internista es el jefe del servicio o departamento que coordina la función de otros internistas y otras especialidades médicas como cardiología, neumología, neurología, digestivo etc.

La jefa del servicio de medicina interna del Hospital de Requena de Valencia, Pilar Román, recuerda que "la coordinación entre diversos especialistas y con los profesionales de Atención Primaria es fundamental para la atención integral de los pacientes".

Por su parte, el doctor Ramón Pujol, presidente de la Federación Europea de Medicina Interna (EFIM) añade que "el papel que juega el internista en los hospitales de tercer nivel es el mismo que en muchos aspectos desarrolla el de nivel comarcal, ya que los primeros tienen también un área de influencia en la que son hospitales de referencia".

A su juicio, el internista asume un importante papel en el tercer nivel como miembro de equipos multidisciplinarios, donde participan también otros especialistas de alta calificación, algo que resulta más difícil en otros centros.

Por ello, recalca Pujol, "lo más necesario es una mayor cooperación entre los internistas de los distintos niveles, actuando éstos, además, como consultores de los médicos de atención primaria, algo que ya ocurre en otros países europeos".