La imagen 'sexualizada' en mujeres y la 'homosexualidad' en hombres, los comentarios que más sufren los enfermeros

Personal sanitario, hospital, enfermera, médico
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 22/05/2018 14:46:11CET

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

Los comentarios insultantes vinculados a la falsa imagen 'sexualizada' de la enfermera y aquellos que cuestionan la sexualidad
del enfermero por el hecho de serlo son los que más sufren estos profesionales, a tenor de los resultados del estudio elaborado por el Sindicato de Enfermería Satse, en base a los testimonios aportados por los afectados dentro de la campaña 'Rompe con los estereotipos'.

A través de una dirección de un correo electrónico y un número de teléfono, los enfermeros han tenido oportunidad desde el pasado mes de abril de ofrecer sus testimonios sobre situaciones y experiencias personales que han supuesto una agresión a su dignidad profesional y personal.

En lo que respecta a las mujeres, los testimonios de profesionales que aseguran haber sufrido comentarios insultantes vinculados a la falsa imagen 'sexualizada' de la enfermera son mayoritarios. También se destacan situaciones en las que un paciente o familiar ha hecho algún tipo de insinuación irrespetuosa con la intimidad del profesional e, incluso, ha protagonizado un comportamiento totalmente reprobable.

Otras enfermeras aseguran haber escuchado a lo largo de su trayectoria profesional en distintas ocasiones comentarios inapropiados hacia ellas por el mero hecho de ser mujeres o por su apariencia física, y otras destacan comentarios o conductas que muestran una clara infravaloración y/o falta de reconocimiento hacia su trabajo como enfermera.

Satse también ha recogido testimonios sobre comentarios insultantes relativos a supuestas relaciones entre profesionales y compañeros de trabajo y otros que aluden a que el paciente no quiere ser atendido por esta profesional simplemente por ser una mujer.

En el caso de los hombres, los comentarios que estereotipan al enfermero con un hombre de tendencia homosexual son mayoritarias. Son significativos también los testimonios relativos a que algún paciente considera que un enfermero no puede ser un buen profesional por el mero hecho de ser un hombre.

De otro lado, los enfermeros también sufren comentarios o conductas insultantes vinculados a una falsa imagen 'sexualizada' de su profesión. También coinciden con sus compañeras en el hecho de que algunos pacientes minusvaloran o no reconocen como deben su labor o que un paciente, generalmente mujer, no ha querido ser atendido por un hombre. A diferencia de a las mujeres, a los enfermeros les identifican en ocasiones con un médico por ser un hombre.