El impacto puede ser acumulativo

Horarios de acostarse irregulares frenan la capacidad del cerebro de los niños pequeños

Bebé Dormido, Durmiendo, Niño, Chupete
SUAVINEX
Actualizado 09/07/2013 11:00:23 CET

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

Dada la importancia del desarrollo de la primera infancia en la salud posterior, puede haber efectos en cadena en todo el curso de la vida, según un equipo de investigadores, que ha detectado que tener horarios irregulares de dormir puede frenar el poder del cerebro de los niños pequeños.

Los autores analizaron si ir a la cama en la primera infancia se relaciona con el poder del cerebro en más de 11.000 niños de 7 años, todos ellos de parte del Estudio de Cohorte del Milenio de Reino Unido (MCS), que se trata de un estudio representativo a nivel nacional a largo plazo de niños nacidos entre septiembre de 2000 y enero de 2002. La investigación se basó en encuestas periódicas y visitas domiciliarias realizadas cuando los niños tenían 3, 5 y 7 años para obtener información sobre las rutinas de la familia, incluida la hora de dormir.

Horarios de acostarse irregulares eran más comunes en la edad de 3 años, cuando uno de cada cinco niños fueron a la cama en distintos momentos, mientras a la edad de 7, más de la mitad de los niños se fueron a la cama regularmente entre las 19.30 y las 20.30 horas. Los niños cuya hora de ir a dormir era irregular o que se acostaban después de 21.00 horas provenían de fondos socialmente más desfavorecidos, según los resultados, publicados en 'Journal of Epidemiology and Community Health'.

Cuando tenían 7 años, las niñas que iban a dormir a horas distintas tenían puntuaciones más bajas en los tres aspectos de la inteligencia evaluados (lectura, matemáticas y conciencia espacial), después de tener en cuenta otros factores potencialmente influyentes, que los niños con horarios regulares de dormir, pero este no fue el caso en los chicos de la misma edad.

3 AÑOS, EDAD SENSIBLE PARA EL DESARROLLO COGNITIVO

Horarios de acostarse irregulares a la edad de 5 años no se asociaron con una peor capacidad cerebral en niños o niñas a la edad de 7 años, pero la hora de dormir desigual a los 3 años de edad se relacionó con las puntuaciones más bajas en lectura, matemáticas y el conocimiento espacial en los niños y las niñas, lo que sugiere que alrededor de los 3 años podría ser un período sensible para el desarrollo cognitivo.

Además, el impacto de la hora de dormir irregular parece ser acumulativo. Las niñas que nunca habían tenido horarios regulares para ir a dormir a los 3, 5 y 7 años registraban niveles significativamente más bajos de lectura, matemáticas y percepción espacial que las niñas que habían tenido horas de acostarse consistentes, un impacto que también se vio en los niños.

Los autores señalan que las horas de dormir irregulares podrían alterar los ritmos naturales del cuerpo y causar falta de sueño, por lo que socavan la plasticidad del cerebro y la capacidad de adquirir y retener información. "El sueño es el precio que pagamos por la plasticidad del día anterior y las inversiones necesarias para permitir el aprendizaje al día siguiente", escriben los investigadores.

"El desarrollo infantil temprano tiene profundas influencias en la salud y el bienestar a través del curso de la vida. Por lo tanto, reducir o interrumpir el sueño, sobre todo si ocurre en momentos clave en el desarrollo, podría tener un impacto importante en la salud durante toda la vida", concluyen estos expertos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter