Estudio en 'Nature'

Los genes maternos pueden acelerar el proceso de envejecimiento

Publicado 22/08/2013 9:56:33CET

MADRID, 22 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores del Instituto Karolinska, en Suecia, ha demostrado que el proceso de envejecimiento se puede atribuir no sólo a la acumulación de daños en el ADN mitocondrial durante la vida de una persona sino también al ADN heredado de la madre, un descubrimiento que publica la revista 'Nature'.

"Sorprendentemente, el ADN mitocondrial de nuestra madre parece influir en nuestro propio envejecimiento", señala el profesor Nils-Göran Larsson, profesor en el Instituto Karolinska, investigador principal en el Instituto Max Planck de Biología de la Tercera Edad, en Alemania, y líder del nuevo estudio. "Si nosotros heredamos ADNm con mutaciones de nuestra madre, envejecemos más rápido", explica.

Hay muchas causas de envejecimiento, un proceso que está determinado por una acumulación de diversos tipos de daño celular que alteran la función de los órganos corporales, siendo de particular importancia el daño que se produce en la planta de energía de la célula, la mitocondria.

"La mitocondria contiene su propio ADN, que cambia más que el ADN en el núcleo, y esto tiene un impacto significativo en el proceso de envejecimiento", dice Larsson, que realizó la investigación con el profesor Lars Olson, también del Instituto Karolinska. "Muchas mutaciones en las mitocondrias desactivan gradualmente la producción de energía de la célula", agrega.

El ADN normal y dañado se transmite de generación en generación. Sin embargo, la cuestión de si es posible influir en el grado de daño de ADN mitocondrial a través de, por ejemplo, la intervención del estilo de vida aún no se ha investigado, de forma que lo que los investigadores saben ahora es que un leve daño del ADN se transfiere de la madre y contribuye al proceso de envejecimiento.

"El estudio también muestra que bajos niveles de ADN mitocondrial mutado pueden tener efectos en el desarrollo y ayudar a causar deformidades en el cerebro", afirma Lars Olson, profesor del Departamento de Neurociencia. A ello, el profesor Larsson agrega que los nuevos hallazgos pueden arrojar más luz sobre el proceso de envejecimiento y demostrar que las mitocondrias juegan un papel clave en el envejecimiento y que es importante reducir el número de mutaciones.

Los datos publicados en el documento proceden de experimentos en ratones, por lo que los científicos tienen ahora la intención de continuar su trabajo con ratones y moscas de la fruta para investigar si la reducción del número de mutaciones puede extender su vida útil.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter