Ganar más de dos kilos al mes durante el embarazo aumenta el riesgo de hipertensión

Actualizado 28/11/2006 19:30:08 CET

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Aumentar más de dos kilos al mes cuando se está embarazada puede aumentar el riesgo de desarrollar hipertensión, según advierte el Club del Hipertenso de la Sociedad Española de Hipertensión. Los especialistas alertan de que la falta de control de las cifras de presión arterial durante la gestación puede provocar graves complicaciones a la madre y al crecimiento del bebe, produciendo en ocasiones un parto prematuro.

La Asociación informó también de otros posibles factores como que la mujer sea mayor de 35 años o menor de 18 en su primer embarazo, que se trate de una gestación múltiple, que la madre padezca de diabetes o de obesidad, que también pueden elevar las cifras de presión arterial durante la gestación. Por ello, la doctora Nieves Martell, coordinadora del Club del Hipertenso recomienda que las mujeres conozcan sus cifras de presión arterial antes de quedarse embarazadas y que, una vez en gestación, "las controlen de forma periódica".

Según explica Martell, existen varios tipos de hipertensión en el embarazo. La embarazada puede ser hipertensa previamente a la gestación, es decir, una hipertensa crónica que se queda embarazada, o puede bien desarrollar hipertensión durante el mismo, y en ese caso se denomina hipertensión gestacional. También aclara que, aunque "no sucede a menudo", puede ser uno de los contratiempos importantes que "den la cara durante la gestación".

ATENCIÓN A PARTIR DEL CUARTO MES

Según los expertos, en condiciones normales, durante el primer trimestre del embarazo suele producirse una bajada fisiológica de las cifras de presión arterial y a partir del cuarto mes se van elevando "poco a poco" hasta recuperar, en el tercer trimestre, las que se tenían antes del embarazo. Sin embargo, "puede ocurrir que la tensión no baje o que, por el contrario, se eleve ligeramente". En estos casos se recomienda estar "alerta", porque la evolución más probable es que siga aumentando y termine la gestación con "una posible complicación".

Las consecuencias de hipertensión arterial durante la gestación pueden afectar al crecimiento y peso del bebé "dependiendo de la etapa del embarazo" en que se produzca, señaló Martell. Si ocurre justo antes del término, puede que el niño nazca con bajo peso o que sea prematuro, es decir, que nazca antes de las 37 semanas, lo que "aumenta el riesgo de sufrir problemas de aprendizaje". Ello se produce, según los expertos, porque "esta patología se caracteriza por provocar el cierre de los vasos sanguíneos del útero que le aportan oxígeno y alimentos". Otros problemas que puede darse es el desprendimiento prematuro de la placenta de la pared uterina.

PREVENCIÓN

Para prevenir este tipo de complicaciones, los especialistas aconsejan que, en caso de tener antecedentes familiares de hipertensión se consulte al médico y se ponga "especial interés" en controlar la presión. En el caso de las personas con sobrepeso, se recomienda perderlo antes de quedarse embarazada, ya que la obesidad incrementa la probabilidad de tener la presión alta.

Para ello la dieta debe ser rica en el consumo de verduras y legumbres y el ejercicio regular, como por ejemplo caminar una hora todos los días. Los médicos también recuerdan que el consumo de tabaco durante el embarazo esta prohibido en cualquier caso, pero "aún más" cuando hay problemas de hipertensión.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.