Contador

La fiscalización del Carlos III presenta una equipación de laboratorio sobrevalorada y deficiencias en la contratación

Fachada del CNIC
CNIC
Publicado 09/06/2017 17:52:48CET

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Tribunal de Cuentas, Ramón Álvarez de Miranda, presenta este lunes, 12 de junio, en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) para las relaciones con el Tribunal de Cuentas, la fiscalización del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) en lo correspondiente al ejercicio de 2014, en donde ha observado una sobrevaloración del equipo de laboratorio, así como deficiencias en la contratación de personal.

Según apunta el informe, al que ha tenido acceso Europa press, la cuenta 'Equipos de laboratorio', que recoge el equipamiento de un laboratorio de imagen cardiovascular (adquirido mediante arrendamiento con opción de compra), se encuentra sobrevalorada en 8.941.891 euros y la amortización acumulada y los gastos de amortización están infravalorados en 1.120.587 euros. Esto se debe a que el citado equipamiento se está amortizando en diez años, en lugar de los cinco años que se aplican a los bienes de laboratorio.

Del mismo modo, el organismo señala que, en materia de contratación se observa que, en los supuestos de modificación de los contratos, los pliegos carecen de la precisión adecuada, ya que no se especifican, con el detalle necesario, las condiciones en que procede tal modificación, el alcance y el límite de la misma.

Por otro lado, en los Pliegos de Cláusulas Administrativas Particulares no se concretan los requisitos específicos de solvencia económico-financiera y técnica o profesional que debe reunir el empresario, existiendo, según apunta el Tribunal de Cuentas, una demora en el levantamiento de las actas de recepción del suministro o del servicio realizado.

Estas son dos de las "incidencias" que se destacan en el informe, junto a otras relacionadas con la valoración de los terrenos donde se ubica la sede o la contabilización de bienes cedidos. En el primer caso, los errores provocan un inmovilizado intangible sobrevalorado en 407.500 euros y de 518.706 euros en el segundo.

FALTA DE CONTROL

Del mismo modo, el Tribunal de Cuentas señala que, en la encomienda de gestión celebrada con la empresa pública TRAGSA para la construcción del conocido como 'edificio de energía', destaca que no ha habido un mecanismo adecuado de seguimiento y control, por parte de la fundación, ni referencia alguna a la posible subcontratación de las actividades que fueron objeto del encargo.

Finalmente, en el área de tesorería e inversiones financieras, el documento pone de manifiesto que el CNIC carece de un sistema de selección y gestión de servicios bancarios e inversiones financieras. En este sentido, la fiscalización observa que la última vez que se realizó una evaluación de ofertas fue en el año 2006.

Por ello, desde el organismo llama a corregir determinados aspectos en la gestión del inmovilizado, así como que se realice un estudio sistemático sobre el deterioro del valor de existencias en almacén; definir de forma adecuada en los pliegos de contratación; aprobar un sistema de gestión y selección de inversiones financieras; así como elaborar un procedimiento escrito respecto a la gestión del cobro de deudores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter