Vara calcula que las portuguesas supondrán entre el 5 y 10% de embarazadas que den a luz en Badajoz

Actualizado 01/06/2006 15:21:23 CET

El consejero asegura que si a final de año se ve "la más mínima merma" en la asistencia a extremeños, se suspenderá la colaboración

MÉRIDA, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad y Consumo de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, calculó hoy que las mujeres portuguesas supondrán entre el 5 y el 10 por ciento del total de las embarazadas que den a luz en el Materno Infantil de Badajoz, y destacó que esta situación "no es excepcional", por lo que con el acuerdo con el Alentejo "ha dado carta de naturaleza" a algo que ya se venía produciendo.

Fernández Vara compareció hoy en el pleno de la Asamblea de Extremadura, a petición del Grupo Popular, para informar sobre la atención sanitaria que el Servicio Extremeño de Salud va a prestar a la población portuguesa del Alentejo, y la incidencia que estos servicios tendrán en la sanidad extremeña.

Según los datos aportados por Fernández Vara, esta atención sanitaria se enmarca en el protocolo de cooperación transfronteriza que la Junta de Extremadura y el Alentejo portugués firmaron en 1992 para desarrollar proyectos de cooperación en el marco europeo, "y parece razonable los proyectos de salud pública sean parte prioritaria de los objetivos".

En el marco de este protocolo, explicó que las autoridades sanitarias del Alentejo solicitaron al SES el poder ofrecer a las mujeres de Elvas y Campomaior, el Hospital Materno Infantil para dar a luz, algo que la Junta de Extremadura aceptó, con la condición de que no suponga una merma en la atención que se presta a los extremeños.

En cualquier caso, recordó el consejero que "no es excepcional que vengan mujeres a dar a luz, ya desde hace tiempo vienen pacientes portugueses a Extremadura", y calculó que las portuguesas podrán suponer entre el 5 y el 10 por ciento de las mujeres totales que podrían dar a luz en el Materno Infantil de Badajoz.

DISMINUCIÓN DE NACIMIENTOS

Por tanto la diferencia es que a partir de ahora será una "atención reglada y controlada" la que reciban las embarazadas lusas, explicó Fernández Vara, que resaltó que esta medida se enmarca en un contexto de "disminución drástica" del número de nacimientos, que ha pasado de 3.800 niños en 1992, a unos 2.800 e 2005. "Estamos hablando de que pudiéramos atender 250 ó 300 partos de mujeres portuguesas en ese hospital", dijo.

Y es que, según el consejero, "los virus y las bacterias no conocen de fronteras" y por tanto "para Extremadura ahora es mucho más importante compartir proyectos de salud pública con el Alentejo, que con otras regiones españolas", ya que según explicó, "hay mucho más movimiento e intercambio de ciudadanos y mercancías entre Extremadura y el Alentejo, del que pueda haber por ejemplo, con Murcia".

Explicó Fernández Vara que cuando propuso este acuerdo con el Alentejo portugués, el Consejo de Gobierno lo autorizó con la condición de no supusiera en ningún caso una merma de la atención a los enfermos, y en este sentido aseguró que si a finales de año se nota que hubiera "la más mínima merma" de los servicios a los extremeños, el próximo 1 de enero se suspende la colaboración.

Así, en opinión de Fernández Vara, la cooperación con Portugal permitirá a Extremadura disponer de mayores servicios en el futuro, por lo que resaltó que "unas buenas relaciones con Portugal en el campo social, sanitario, también son buenas para el desarrollo económico de Extremadura y de Badajoz", destacó.

MERMA DE LOS SERVICIOS

Por parte del Grupo Parlamentario Popular tomó la palabra la diputada Leonor Nogales, que preguntó si este nuevo servicio asistencial supondrá una merma para los servicios hospitalarios que se ofrezcan al extremeño, sobre todo teniendo en cuenta, dijo, que "la cruda realidad de Extremadura es que el sistema público extremeño no es capaz de prestar una ayuda igualitaria a los extremeños".

En este sentido, preguntó si en la lista de espera tendrá preferencia el ciudadano extremeño o el portugués, o si este servicio asistencial supondrá una reducción de la confortabilidad de los hospitales. Lamentó Nogales que a través de este acuerdo "los ciudadanos portugueses puedan disfrutar con más facilidad del único hospital de referencia de la región que muchos extremeños que están a 250 kilómetros".

Así, instó a Fernández Vara a "decirle a las parturientas de la zona Don benito Villanueva que las portuguesas parirán en Badajoz sin dolor, con anestesia epidural, mientras ellas seguirán dando a luz con dolor".

Por este motivo y para ofrecer los mismos servicios a todos los extremeños, Leonor Nogales solicitó al consejero que construya otro hospital de referencia en Cáceres, o que haga convenios similares al de Alentejo, con los hospitales de Salamanca o Talavera de la Reina, para que los ciudadanos extremeños puedan ser atendidos allí.

Lamentó la diputada popular en su intervención que con la asistencia a ciudadanos portugueses, el consejero de Sanidad ha visto "una oportunidad de negocio", y le preguntó que quién pagará la responsabilidad patrimonial que se derivara si el SES comete una negligencia con un ciudadano portugués.

AUSENCIA DE FRONTERAS PARA IU

El diputado del Grupo Mixto- Izquierda Unida, Cristóbal Guerrero, destacó que en su opinión, "la ausencia de fronteras es buena en sí misma", pero mostró algunas dudas sobre cómo se llevará a cabo este acuerdo con el Alentejo, y qué coste supondrá para el Servicio Extremeño de Salud.

En este sentido, se preguntó si este acuerdo que plantea la Junta de Extremadura "es una medida de cosmética o una medida solidaria", y para apoyar esta colaboración, Guerrero puso dos condiciones, en primer lugar, que la Consejería ofrezca información sobre el coste real de la asistencia, y en segundo lugar, que Fernández Vara comparezca a petición propia en la Asamblea a final de año para ofrecer todos los detalles y valoración.

Finalmente tomó la palabra el diputado del Grupo Parlamentario Socialista, Francisco García Ramos, que aseguró que con este acuerdo con el Alentejo, es "evidente que en ningún momento van a sufrir merma los extremeños en la atención que reciban", y destacó que no hará falta decidir quién tendrá preferencia en la atención "porque no se va a producir una avalancha de ciudadanos portugueses que colapse los hospitales".

García Ramos criticó a Nogales, a la que calificó como "el azote sanitario", porque según aseguró, "quiere que vengan portugueses al Corte Inglés y a la calle Menacho, pero que no vengan a parir a Badajoz", algo que calificó como "una contradicción en un mundo que pretende estar integrado".

PRÓXIMA COMPARECENCIA A FINAL DE AÑO

Por último, el consejero de Sanidad intervino finalmente para comprometerse a comparecer en la Asamblea a petición propia a final de año, donde presentará un informe detallado de las conclusiones del primer semestre, y "si de esa evaluación hubiera la más mínima merma de los servicios a los extremeños, el 1 de enero se suspende la colaboración".

Sobre el presupuesto que se invertirá en la atención a los portugueses, Fernández Vara aseguró que no se realizará una partida específica para este concepto sino que se engloba en las cuentas generales, y sobre la acusación de Nogales sobre la oportunidad de negocio en este sentido, el consejo respondió que "un responsable público no sólo debe preocuparse de lo que se gasta, sino también de lo que se ingresa".

En cualquier caso, lamentó que debatir sobre este tema "con quien cree que la política de relaciones con Portugal no va más allá de ir a comer al 'Cristo' los domingos, es complicado", y aseguró que los hospitales de Mérida y Cáceres ya cuentan con servicios de referencia, y que las embarazadas de la zona de Don Benito-Villanueva, que todavía no cuentan con servicio de epidural por falta de profesionales, podrán obtener esta asistencia en Badajoz o Mérida "sólo con solicitarlo".