'Por una atención oncológica de calidad. El valor de la innovación'

Expertos proponen que el presupuesto destinado a investigación y fármacos oncológicos sea "finalista y específico"

Imagen de los expertos antes de la presentación de las conclusiones del Foro
EUROPA PRESS
Actualizado 28/02/2013 16:19:47 CET

MADRID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

La financiación de la investigación oncológica y el presupuesto de fármacos destinados al tratamiento del cáncer deben ser finalistas y específicos, según ha asegurado el vicepresidente de la Fundación para la Excelencia y la Calidad de la Oncología (ECO), el doctor Eduardo Díaz-Rubio.

Así lo ha demandado el experto este jueves con motivo de la presentación del documento 'Por una atención oncológica de calidad. El valor de la innovación', el cual ha sido extraído del Foro que, bajo el mismo nombre, celebró esta fundación en el mes de septiembre con la colaboración de Roche. En él se exponen una serie de propuestas para mejorar la asistencia oncológica y el acceso a la innovación.

A juicio de Díaz-Rubio, la investigación debe realizarse de manera traslacional y en red, pues "tiene que ser cercana al paciente". Además, y a este respecto, indica que "no es necesario hacer todas las cosas y en todos los sitios", por lo que sostiene que la idea es "contar con centros de referencia".

El galeno, que sostiene que el presente y el futuro están marcados por la biología molecular, la cual ha permitido "identificar dianas y fármacos específicos", declara que España "es muy potente en el desarrollo de ensayos clínicos, ya que cientos de hospitales están investigando", por lo que apuesta por "fomentarlo".

Sin embargo, considera que "hay muchos filtros" desde que se gesta un medicamento hasta que, finalmente, llega al paciente. Así, señala que éste primero debe ser aprobado por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, en sus siglas en inglés), tras lo que el Ministerio de Sanidad debe corroborarlo y ponerle precio.

Una vez llegado a este punto, las comunidades autónomas y los hospitales "ponen nuevos filtros", afirma Díaz-Rubio. La solución para él es que, por un lado, el oncólogo clínico "participe en la gestión", y que estos estamentos decidan juntos con criterios de priorización.

LA PARTIDA DE MEDICAMENTOS ONCOLÓGICOS ES DE UN 7% DEL TOTAL

Por su parte, el presidente de esta misma fundación, el doctor Carlos Camps, lamenta que el citado presupuesto para medicamentos oncológicos sea de un 7 por ciento del establecido para todos los fármacos, los cuales representan el 20 por ciento de todo el presupuesto sanitario. A su juicio, lo que se debe hacer es analizar las partidas destinadas a otras áreas medicamentosas y comprobar "si hay bolsas de ineficiencia".

Como portavoz de las conclusiones obtenidas en el Foro, aboga por "separar la gestión económica de la clínica", ya que la práctica clínica "debe estar en manos de los clínicos". Además, apuesta por "una transparencia total sobre la actividad y sobre los resultados en salud de los diferentes centros y profesionales".

Por otro lado, considera necesario "promover la participación en la investigación clínica y acelerar los trámites de aprobación y acceso a la misma". Para él, los grupos cooperativos deben ser "reconocidos y acreditados", y el número de proyectos, el porcentaje de financiación y de convocatorias públicas tienen que ser fomentados.

"Poner al alcance de todos los oncólogos la posibilidad de transferir de forma organizada y transitoria pacientes entre centros" es otra de sus propuestas, a la que se une "la estandarización de comités interhospitalarios, de forma que un paciente pueda acceder a un tratamiento aunque en su hospital no se use".

Además, expone como fundamental crear un programa "que garantice la equidad en el acceso a la innovación, donde se valoren los tratamientos y los criterios de uso" y apoyar el recientemente creado subgrupo parlamentario sobre cáncer. Por último, Camps se muestra partidario del desarrollo de un plan estratégico de la prestación farmacéutica.

Todo ello viene a colación de "voces que afirman que existen dificultades e inequidad en el acceso a los medicamentos, señala al tiempo que pone en valor a la innovación, la cual "ha propiciado un aumento de la supervivencia" en los pacientes oncológicos. Por ende, existe "un nuevo perfil de paciente más informado y que exige recursos de calidad", sostiene.

LA INCIDENCIA Y LA MORTALIDAD HAN AUMENTADO Y DESCENDIDO, RESPECTIVAMENTE

Al hilo de ello, el presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el doctor Juan José Cruz, indica que la incidencia sigue aumentado, "aunque levemente", y la mortalidad está bajando. Esto provoca que existan pacientes de larga supervivencia de esta patología, que es "la primera causa de muerte en varones y la segunda en mujeres", manifiesta.

En última instancia, la presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC), Begoña Barragán, ha expuesto que, a pesar de los mensajes emitidos por Sanidad, prevé que siga existiendo inequidad "en el futuro". De ello, "los grandes perjudicados" son los pacientes, a los que insta a "espabilar y ser listos" para desplazarse si no se les está atendiendo de la mejor manera.

Como ejemplo de esta coyuntura, expone que "muchos médicos están amenazados" por confirmar a los enfermos que no se les está facilitando el mejor tratamiento. Así, algunas comunidades en las que reconoce que están existiendo problemas en este sentido son "País Vasco, Asturias, Cantabria, Madrid o Andalucía".

Precisamente, en la primera de ellas, asegura que un paciente de leucemia mieloide crónica va a intentar ser atendido en otra comunidad, ya que en País Vasco le ofrecen imatinib ('Glivec') en lugar de nilotinib ('Tasigna'), ambos comercializados por Novartis. El precio de uno y otro es de "2.400 y 2.700 euros" al mes, concluye Barragán.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter