Expertos en cirugía mayor ambulatoria confían en que pronto la mitad de las intervenciones puedan realizarse sin ingreso

Actualizado 02/10/2009 16:32:39 CET

SALAMANCA, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Comité Científico del noveno Congreso Nacional de Cirugía Mayor Ambulatoria, Filadelfo Bustos, manifestó hoy en Salamanca que confía en que próximamente la mitad de las intervenciones quirúrgicas se puedan realizar sin que el paciente sea hospitalizado tras la operación.

Actualmente, según los datos que hizo públicos, el 39 por ciento de las operaciones que pueden realizarse mediante este sistema se llevan a cabo así, una cifra que se supera en comunidades como Castilla La Mancha y Andalucía, que llegan al 40 por ciento. En Castilla y León, por ejemplo, se sitúa entre el 30 y el 35 por ciento.

En este sentido, apuntó que la tendencia es creciente y que se amplia la cifra en un diez por ciento, de media, anualmente. De ahí que en un futuro próximo se pueda llegar a la mitad de las intervenciones adecuadas bajo el sistema ambulatorio, apuntó.

Actualmente, todos los centros del país cuentan con un circuito de cirugía mayor ambulatoria y el número de procedimientos que se pueden realizar en ellos aumenta. En este sentido, el presidente de la Sociedad Española de la Cirugía Mayor Ambulatoria, Fernando Docobo, explicó que hace una década sólo se trataban tres o cuatro patologías mediante este servicio, en cambio ahora la cifra puede llegar a unas 60.

VENTAJAS

Fernando Docobo incidió en los beneficios de utilizar estas técnicas, gracias también a que las anestesias cada vez se realizan bajo tratamientos más simples. Por ejemplo, señaló como una de las ventajas que el paciente pueda irse para casa sin necesidad de pasar uno o más días en los centros hospitalarios.

A esto, el doctor Bustos sumó otros beneficios como la mayor disponibilidad de camas en los hospitales, que permite que se pueda acelerar la llegada de nuevos pacientes y reducir las listas de espera para las intervenciones.

También los médicos especialistas resaltaron que la cirugía ambulatoria reduce el gasto de las administraciones públicas y de las empresas sanitarias privadas puesto que se precisa de menos personal para los cuidados posteriores, entre otros factores que habitualmente incrementan el gasto.

Asimismo, remarcaron que este tipo de prácticas no suponen una merma de la calidad y eficacia de las intervenciones, todo lo contrario ya que se evitan infecciones por la ausencia del asistido en el hospital, donde hay más enfermos con otros problemas que pueden producir complicaciones nuevas en los intervenidos.

Docobo y Bustos atendieron a los medios de comunicación en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Salamanca, donde se está celebrando el noveno Congreso Nacional de Cirugía Mayor Ambulatoria al que asisten unos 750 profesionales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter