PERJUDICA A LA REPRODUCCIÓN HUMANA

El exceso de peso de la mujer reduce la receptividad del útero para la implantación del embrión

Pareja, obesidad, obeso
FLICKER/JCZART
Actualizado 09/07/2013 19:38:52 CET

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un análisis de casi 10.000 primeros ciclos de tratamiento de donación de óvulos en uno de los mayores centros de fecundación 'in vitro' (FIV) de Europa muestra que la obesidad femenina reduce la receptividad del útero para la implantación del embrión y, por lo tanto, pone en peligro el resultado reproductivo.

Los investigadores informan de que el exceso de peso de la mujer "perjudica la reproducción humana" y que "la reducción de la receptividad uterina es uno de los mecanismos implicados". Como resultado, aconsejan la reducción de peso antes del embarazo en cualquier tipo de concepción, incluyendo la donación de óvulos.

El estudio se presenta este martes en la reunión anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE, en sus siglas en inglés) por el ginecólogo español José Bellver, del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), en Valencia.

El efecto del exceso de peso en la fertilidad femenina ha sido ampliamente estudiado y la mayoría de la investigación ha encontrado un efecto adverso en el resultado. Las razones, sin embargo, se han explicado con menos claridad, con efectos sobre la regularidad del ciclo y la ovulación como más frecuentemente citadas. Así, la presencia de síndrome de ovario poliquístico, por ejemplo, el trastorno reproductivo hormonal más común, se regula en parte por el peso corporal.

El estudio que se hace público este martes es una revisión de 9.587 tratamientos con óvulos donados realizados en tres clínicas del IVI en España entre 2000 y 2011. Todas las donantes de óvulos tenían de peso normal, por lo que su peso corporal no podían confundir los resultados.

Sin embargo, las destinatarias de los huevos tenían diferentes pesos corporales y se dividieron en cuatro grupos: delgadas con IMC inferior a 20 kg/m2 (1.458 pacientes o el 15,2 por ciento), normal con IMC de entre 20 a 24, 9 kg/m2 (5.706 pacientes o el 59,5 por ciento), sobrepeso con un IMC de 25ª 2,.9 kg/m2 (1.770 pacientes o el 18,5 por ciento) y obesidad con IMC> = 30 kg/m2 (653 pacientes o el 6,8 por ciento).

Cuando el resultado del tratamiento fue confrontado con el del índice de masa corporal del receptor de huevo, se vio que las tasas de implantación del embrión, embarazo, embarazo gemelar y nacidos vivos se redujeron significativamente a medida que aumentaba el IMC.

Por ejemplo, la tasa de nacidos vivos fue del 38,6 por ciento en el grupo de bajo peso; 37,9 por ciento en el de peso normal; 34,9 por ciento en el de exceso de peso, y 27,7 por ciento en el de obesas. Del mismo modo, la tasa de implantación del embrión en el útero fue de 40,4 por ciento en el grupo de delgadas; 39,9 por ciento para las de peso normal; 38,5 por ciento entre las de exceso de peso, y 30,9 por ciento en el caso de las obesas.

LAS POSIBILIDADES DE SER PADRES SE REDUCEN EN UN TERCIO

Estas tendencias se traducen en un riesgo estadísticamente significativo de un 27 por ciento menos de nacidos vivos de una paciente obesa que para una de peso normal (riesgo relativo 0,73). "En base a los resultados, la probabilidad de tener un bebé por la donación de óvulos se reduce en alrededor de un tercio en las mujeres obesas", afirmó el doctor Bellver.

"En particular, se encontró que los beneficiarios obesos de óvulos de donantes con peso normal tuvieron una tasa un 23 por ciento menor de implantación que los receptores de peso normal; una tasa de embarazo clínico un 19 por ciento más baja y una de nacidos vivos un 27 por ciento menor", añade este experto.

Como una enfermedad sistémica, la obesidad "probablemente afecta a los diferentes componentes del sistema reproductivo independiente", como por ejemplo, algunas vías fisiopatológicas comunes, como hiperandrogenismo o resistencia a la insulina, que pueden estar involucradas, según los investigadores. En el ovario, la irregularidad menstrual e infertilidad se han descrito en mujeres con exceso de peso.

"Los ovocitos y la calidad del embrión también parecen ser afectados, aunque no se sabe exactamente cómo aún", dijo Bellver. Los resultados de este estudio sugieren que una deteriorada receptividad endometrial también puede contribuir a la disminución de la fertilidad en las mujeres obesas.

"La evidencia clínica es ahora lo suficientemente fuerte como para implementar políticas de salud preconcepcional para las pacientes obesas que optan por la reproducción asistida", afirma el doctor Bellver. El control del exceso de peso, especialmente a través de intervenciones de estilo de vida, debe ser, a su juicio, obligatorio no sólo para mejorar la salud reproductiva y los resultados obstétricos, sino también para reducir los costes derivados del aumento del consumo de medicamentos en la FIV, tratamientos fallidos, complicaciones maternas y neonatales, y enfermades metabólicas y no metabólicas en la descendencia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter