La Universidad de Granada participa en la investigación

A estudio la influencia de plásticos y detergentes en la salud reproductiva del hombre

EP
Actualizado 04/11/2009 15:09:20 CET

GRANADA, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de varias universidades de Europa, entre ellas la Universidad de Granada (UGR), han iniciado un estudio para determinar la relación entre la exposición temprana a determinadas sustancias químicas y la propensión a tener enfermedades como malformaciones genitourinarias, infertilidad o cáncer de testículo.

La particularidad de este proyecto frente a otros estudios similares radica en que la investigación no se hace con sustancias aisladas, sino que se analizan los efectos que provoca la combinación de compuestos químicos que, analizados independientemente, parecían inocuos, según informó la citada institución académica.

El trabajo, denominado 'Contamed', pertenece al VII Programa Marco de la UE y cuenta con 3,49 millones de euros de financiación para desarrollarse en los próximos tres años.

Investigadores de varias universidades de Europa analizan el efecto combinado de sustancias que tienen, a priori, un efecto más sutil que otros contaminantes ambientales y que, de forma conjunta provocan modificaciones hormonales que inciden en el desarrollo del organismo, informa Andalucía Innova.

Hasta ahora, esta investigación ha llegado a varias conclusiones que han puesto en común los siete grupos que llevan a cabo el proyecto junto con la Universidad de Granada y que proceden de Londres, Brighton, Rotterdam, Zurich, Bremen, Bristol y Copenhague.

En este sentido, ya se ha establecido una relación entre exposición y determinadas dolencias como la criptorquidia o la ausencia de descenso testicular, es decir, la ausencia del mismo en su localización normal dentro del escroto, así como la infertilidad, provocada por un descenso notable en la cantidad y calidad del semen que, como señala el investigador de la UGR, es cada vez más habitual entre los jóvenes europeos.

El grupo de la UGR es responsable del reclutamiento de pacientes y voluntarios, y la preparación y entrega de las muestras de tejidos humanos para los estudios a realizar por otros grupos. En colaboración con el resto de participantes, están desarrollando un protocolo óptimo de preparación de muestras adecuadas para el análisis en 'Contamed'.

También se encarga de la generación de nuevos datos sobre la concentración de los disruptores endocrinos (sustancias químicas ajenas al cuerpo humano que generan la interrupción de algunos procesos fisiológicos) en los tejidos humanos, como son el bisfenol-A y alquilfenoles. Además, participará en la elaboración de un informe final sobre la evaluación del efecto de la exposición a múltiples residuos químicos.

"Estamos hablando de compuestos químicos que tienen principalmente dos problemas: en unos casos se trata de elementos bioacumulables, es decir, aunque el contacto se haya producido hace años, el efecto puede aparecer más tarde debido a su acumulación y persistencia dentro del organismo, como es el caso de los pesticidas", señaló el profesor del Departamento de Radiología y Medicina Física, Nicolás Olea, quien dirige este proyecto dentro de la universidad granadina.

En otros, prosiguió, "son sustancias presentes en productos de uso diario, como plásticos, detergentes o cosméticos, muy difíciles de eliminar de la vida cotidiana, y que suponen una exposición continuada". Dentro de este grupo, la percepción de riesgo es menor ya que se trata de productos que no están bajo sospecha y lo que preocupa es su efecto combinado.

Para llevar a cabo el proyecto se ha utilizado un sistema de asociación de probabilidades entre exposición a un grupo de compuestos, su efecto combinado investigado en modelos animales y el resultante en la observación clínica.

Por tanto, son clave las muestras almacenadas por los investigadores en el Hospital Clínico San Cecilio de Granada y en el Centro de Investigación Biomédica. En la hipótesis del estudio se encuentra la sospecha de que las mujeres y niños son especialmente sensibles a este tipo de sustancias.

Las madres se convierten así en un medio de transición y trasmisión de la exposición, esto es, a través de la placenta trasmiten al feto los contaminantes que suponen variaciones hormonales que provocan el posible daño sobre el desarrollo. Otra razón por la que, aunque las mujeres sean más sensibles a la exposición, son los hombres los que desarrollan las enfermedades se debe a que el efecto de los contaminantes "es principalmente estrogénico (se comportan como hormonas femeninas) y antiandrogénico (destruyen las hormonas masculinas)", agregó el citado especialista.

Los resultados definitivos servirán para llevar a cabo acciones preventivas con el objetivo de reducir la incidencia de este tipo de enfermedades.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter