Los españoles comen peor por la falta de tiempo y por la gran oferta de productos

Actualizado 07/03/2006 11:24:40 CET

BARCELONA, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio del Observatorio de la Alimentación muestra que la mayoría de los españoles reconocen que actualmente comen peor que hace unos años porque la falta de tiempo dificulta seguir un régimen alimentario adecuado y porque la gran cantidad de alimentos ofrece mayores posibilidades de satisfacer sus gustos.

La encuesta, presentada hoy en Barcelona durante la celebración de la feria Alimentaria, refleja que un 77,5% de los entrevistados cree que los hábitos alimentarios de la población española han empeorado, pero sólo un 22,1% cree que ese diagnóstico es cierto en su caso.

Esta diferencia de cifras se explica porque "la población escucha las recomendaciones y cree estar llevándolas a la práctica, aunque en realidad no es así", según explicó hoy el director del estudio, Jesús Contreras.

En este sentido, un 91,2% de los entrevistados afirmó que come aquello que más les gusta y no en base a los alimentos más recomendados nutricionalmente, que son las verduras, las legumbres y el pescado. Estos productos son los que ofrecen porcentajes de aceptación más bajos, por debajo del 60%, sobre todo entre niños y adolescentes.

Esta baja aceptación de las verduras y las legumbres se debe en parte a que la principal forma de cocinarlas, cocidas o hervidas, son las formas de cocinar que menos agradan a la sociedad, según refleja el informe.

POCO TIEMPO Y POCAS GANAS

El tiempo dedicado a la compra de alimentos y a la cocina ha disminuido considerablemente, sobre todo en las generaciones jóvenes y medianas, y existe un consenso generalizado de que "se cocina muy poco, se come muy rápido y todo se compra hecho", explicó Contreras.

El horario laboral actual provoca una disminución de la frecuencia de las compras alimentarias, un mayor empleo de alimentos y comidas preparadas y altera la cantidad de comida ingerida en cada momento del día.

Además, a la hora de comprar un 20% de los encuestados lo hace "sobre la marcha, según lo que hace falta" y un 15% en base a lo que le apetece. Sólo un 30,6% se ciñe a la lista y no compra ningún producto extra.

Sin embargo, la salud es el primer factor que tienen en cuenta el 52,8% los españoles a la hora de comprar, seguido del 29,1% que prioriza sus gustos y del 13,7% que se fija en el precio. Sólo un 2,1% mira el valor calórico de los productos en primer lugar.

ANALFABETOS CULINARIOS

La falta de tiempo dificulta también la transmisión de los conocimientos alimentarios y culinarios dentro del hogar. Así, un 38% afirma que sabe "lo justo para salir del paso" y un 62,5% declara que le gustaría aprender más sobre cocina y alimentación.

En este sentido, los padres encuestados explican que los niños, cuando llegan a casa, "comen lo que pillan", y aunque la mayoría es partidario de imponer disciplina, el 35,7% reconoce que procura adaptarse a los gustos de sus hijos "porque no se puede estar todos los días de pelea".

El estudio 'Alimentación, Salud y Estilos de Vida' fue elaborado por Mabel Gracia y Jesús Contreras, miembros del Observatorio de la Alimentación, un equipo de investigación interdisciplinario e interuniversitario.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter