España aspira a participar en 25 de las 44 infraestructuras científicas previstas por la UE, 7 de ellas de medicina

Actualizado 23/03/2010 16:43:02 CET

Garmendia pide a la Comisión Europea un manual sobre el procedimiento para optar a estas instalaciones

BARCELONA, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, anunció hoy que España quiere participar en 25 de las 44 infraestructuras científicas previstas por la UE, tras la inauguración de la Conferencia Europea de Grandes Infraestructuras (ECRI 2010, por sus siglas en inglés), que se celebra en Barcelona entre hoy y mañana, y dentro de la Presidencia Española de la UE.

"Las infraestructuras científicas son la columna vertebral de los sistemas de Ciencia y Tecnología y desde luego, del Espacio Europeo de Investigación (ERA, por sus siglas en inglés). Sabemos que son focos principales de formación y atracción de talento y que,además, constituyen un banco de pruebas y un exigente mercado para empresas innovadoras", añadió Garmendia.

En concreto, estas 25 prioridades de "grado de interés alto o muy alto", según indicó Garmendia, son: dos pertenecientes a ciencias sociales y humanidades, seis a ciencias ambientales, siete a biología y medicina, uno a energía, cuatro a materiales, cuatro a ciencias físicas e ingeniería, y finalmente uno a infraestructuras.

Desde principios de esta década Europa cuenta con el Foro Estratégico Europeo para las infraestructuras de Investigación (ESFRI), que ha elaborado una 'hoja de ruta' que actualmente incluye 44 proyectos considerados prioritarios para el desarrollo de la ciencia y la tecnología europea.

Así, Garmendia explicó que cerca de treinta expertos han sido los que han determinado las preferencias españolas para albergar estas 25 candidaturas a infraestructuras científicas, en función de cuáles son las capacidades científicas de España y señaló que si España no es capaz de implementar esta 'hoja de ruta' en un "margen razonable de tiempo", Europa no podrá aspirar a conservar ni mejorar su competitividad científica, tecnologica e industrial y perderá sus liderazgos.

"En unos días en los que estamos inmersos en la tramitación de la futura Ley de Ciencia, produce cierto vértigo asomarse a los cambios que España ha experimentado desde la aprobación de la vigente de 1986. En estos 24 años la inversión en I+D se multiplicado por catorce y nuestra comunidad científica ha crecido de forma muy importante, contando con un número de investigadores seis veces mayor que en 1986", explicó la máxima responsable de Ciencia en España.

En este sentido, el director general de Investigación de la Comisión Europea, José Manuel Silva, explicó que los Veintisiete están perfilando sus propias prioridades para albergar alguna de estas 44 infraestructuras y que la CE lo que debe hacer es tutelar el proceso de selección de prioridades y que una vez que se han establecido, dejar "juego libre" a los países.

"No existen primeras y segundas categorías, sino que todas las candidaturas son de igual nivel. Por ello, se opta por construir primeramente las que más facilidades tengan, aunque hay un cuello de botella en el proceso decisorio, aunque no debe ser un dirigismo de Bruselas", agregó.

De hecho, Garmendia pidió a Silva un manual a la hora de presentar y decidir a qué candidaturas a infraestructuras científicas puede optar cada país, de forma que no se ralentice el proceso, ya que, según apuntó, es uno de los problemas que existen a la hora de decidir si albergar o no una infraestructura científica y especialmente, "saber cómo hacerlo".

Igualmente, adelantó que en el Consejo de Competitividad de mayo de la UE presentará las conclusiones a las que se ha llegado en este ECRI 2010 de Barcelona.

APOYO AL GOBIERNO

Por su parte, el consejero de Innovación, Universidades y Empresa de la Generalitat de Cataluña, Josep Huguet, indicó que apoya al Gobierno en la inauguración del Sincrotrón, comparte su misma política de priorización en materia de infraestructuras científicas, así como su participación en las redes europeas de investigación, en excelencia y competitividad.

"Cataluña es un punto de referencia en el desarrollo de la I+D+i en el eje europeo del Mediterráneo, por ello hay que apoyar más allá del espacio europeo. El mundo de la política científica está cambiando y el modelo de gobernanza nuevo requiere ver cuáles son las prioridades de Cataluña", añadió.

España cuenta con su propio mapa de infraestructuras científico tecnológicas y de las 600 que operan en Europa, hasta la fecha se incluyen 25. "Para llegar hasta aquí han hecho falta muchos recursos y décadas de esfuerzos", concluyó Garmendia.