Eslovenia y Croacia se suman a la Declaración de La Valeta, para unificar el acceso a fármacos en la UE

Reunión del grupo de la Declaración de La Valeta
MSSSI
Publicado 30/01/2018 13:10:21CET

MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

Eslovenia y Croacia han firmado este martes en Madrid su incorporación a la Declaración de La Valeta, un grupo de trabajo liderado por España y otros países del sur de Europa que busca reducir las desigualdades en el acceso a los medicamentos en toda la Unión Europea, especialmente fármacos innovadores, biosimilares y para enfermedades raras, y homogeneizar las relaciones con la industria farmacéutica.

"No puede ser que unos países tengan un precio y otros otro, porque tenemos claro que somos la Unión Europea", ha defendido la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, en declaraciones a los medios al término de la reunión, en la que han participado también los ministros de Sanidad de Portugal, Grecia, Malta y Eslovenia.

El pasado mes de mayo España, Italia, Portugal, Grecia, Chipre y Malta firmaron en La Valeta un acuerdo para explorar nuevos modelos de negociación de precio, financiación e incluso compra conjunta de medicamentos.

Posteriormente se han adherido Rumanía, Irlanda y Eslovenia, mientras que Croacia ha firmado una declaración de intenciones pero no se ha adherido formalmente y Francia ha asistido a la reunión como observador. En total, ha precisado Montserrat, representan ya a 230 millones de los 500 millones de ciudadanos que hay en Europa, el 45 por ciento de su población".

"Tenemos claro que compartimos modelos de éxito y queremos crear unas bases homogéneas para garantizar el acceso a medicamentos", ha resaltado la ministra, que ha destacado la importancia de estos acuerdos para países con menos población que, por tanto, pueden tener más problemas a la hora de negociar el acceso a determinados medicamentos.

Pese a ello, la ministra ha reconocido que los trabajos no persiguen la compra conjunta de medicamentos, algo que sin embargo España sí está trabajando con Portugal en materia de vacunas, sino la adopción de otras medidas como un sistema de precios de referencia similar al español.

Precisamente durante la reunión se ha puesto en valor este sistema, que prevé un ahorro para este año de 88,7 millones de euros, de los que 10,32 repercutirán directamente al ciudadano; o la compra centralizada de medicamentos que ha permitido entre 2012 y 2016 un ahorro de 48 millones de euros en medicamentos y productos sanitarios, y 103 millones de euros con la compra de vacunas.

"Vamos a compartir experiencias de éxito y el Sistema Nacional de Salud (SNS) seguirá siendo un referente y un modelo a imitar por su eficiencia y calidad", ha defendido Montserrat.