Antes de aprender a leer

Los escáneres cerebrales pueden ayudar a diagnosticar la dislexia

Publicado 14/08/2013 9:50:43CET

MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los resultados de un nuevo estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en sus siglas en inglés), en Estados Unidos, podrían ayudar a identificar a los niños antes de que empiecen a aprender a leer, por lo que se les puede empezar a ayudar antes. La investigación, realizada con científicos del Hospital Infantil de Boston, en Estados Unidos, encontró una correlación entre pobres habilidades de prelectura en el jardín de infancia y el tamaño de una estructura cerebral que conecta dos zonas de procesamiento del lenguaje.

Estudios anteriores han demostrado que en los adultos con capacidad de lectura baja, esta estructura, conocida como el fascículo arqueado, es más pequeña y está menos organizada que en los adultos que leen normalmente. Sin embargo, se desconoce si estas diferencias hacen las dificultades de lectura o, como consecuencia de la falta de experiencia de lectura.

"Estábamos muy interesados en el estudio de los niños antes de la enseñanza de la lectura y si se podían ver este tipo de diferencias", dijo John Gabrieli, profesor de Ciencias de la Salud y Tecnología y profesor de Ciencias Cognitivas y del Cerebro y miembro del Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro del MIT.

Gabrieli y Nadine Gaab, profesora asistente de Pediatría del Hospital Infantil de Boston, en Estados Unidos, son los autores senior de un artículo que describe los resultados del estudio en la edición de este miércoles de la revista 'Journal of Neuroscience'. Los autores principales del trabajo son los científicos postdoctorales en el MIT Zeynep Saygin y Elizabeth Norton.

El nuevo estudio es parte de un esfuerzo más amplio que incluye a unos mil niños en las escuelas de todo Massachusetts y Rhode Island. Al inicio del jardín de infancia, los niños cuyos padres dan permiso para que participen son evaluados para las habilidades de prelectura.

"A partir de ello, somos capaces de ofrecer, a principios del jardín de infancia, una instantánea de cómo las habilidades de prelectura de ese niño se ven en relación con otras personas en su clase u otros compañeros, lo cual es un beneficio real para los padres y los maestros del niño", dice Norton.

Luego, los investigadores invitan a un subconjunto de los niños a venir al MIT para tomar imágenes de su cerebro. Esta investigación incluyó a 40 niños de los que se tenían escáneres de sus cerebros gracias a una técnica conocida como difusión ponderada de imagen, que se basa en imágenes de resonancia magnética (MRI).

Este tipo de imágenes revela el tamaño y la organización de la materia blanca del cerebro, los manojos de nervios que llevan la información entre regiones del cerebro. Los autores se centraron en tres tractos de materia blanca asociados con la habilidad de leer, todos ellos situados en el lado izquierdo del cerebro: el fascículo arqueado, el fascículo longitudinal inferior (ILF) y el fascículo longitudinal superior (SLF).

Al comparar los escáneres cerebrales y los resultados de diferentes tipos de pruebas de prelectura, los investigadores encontraron una correlación entre el tamaño y la organización del fascículo arqueado y el rendimiento en las pruebas de conciencia fonológica, la capacidad de identificar y manipular los sonidos del lenguaje.

La conciencia fonológica se puede medir mediante pruebas de lo bien que los niños pueden fraccionar sonidos, identificarlos de forma aislada y reorganizarlos para hacer nuevas palabras. Previamente, se han relacionado fuertes habilidades fonológicas con la facilidad de aprendizaje de la lectura. "El primer paso en la lectura es que las letras impresas coincidan con los sonidos de las letras que se sabe que existen en el mundo", dice Norton.

Los científicos también evaluaron a los niños en otras dos habilidades que se han demostrado que predicen la capacidad de lectura, la denominación rápida, que es la capacidad de nombrar una serie de objetos familiares tan pronto como se pueda, y la capacidad de nombrar las letras. Estos expertos no encontraron ninguna correlación entre estas habilidades y el tamaño o la organización de las estructuras de materia blanca escaneadas del estudio.

El fascículo arqueado izquierdo conecta el área de Broca, que está implicada en la producción del habla, y el área de Wernicke, que está involucrada en la comprensión del lenguaje hablado y escrito. Un fascículo arqueado más grande y más organizado podría ayudar en la comunicación entre las dos regiones, dicen los investigadores.

Gabrieli señala que las diferencias estructurales que se encuentran en el estudio no necesariamente reflejan las diferencias genéticas, factores ambientales que también pueden estar implicados. "En el momento en que los niños llegan a la guardería, que es aproximadamente cuando les escaneamos, no sabemos qué factores conducen a estas diferencias en el cerebro", dice.

Los investigadores planean seguir tres oleadas de niños a medida que pasan a segundo de Primaria y evaluar si las medidas del cerebro que han identificado predicen pobres habilidades de lectura. Por lo menos algunos niños disléxicos, que ofrecen entrenamiento adicional en las habilidades fonológicas pueden ayudar a mejorar sus habilidades de lectura más adelante, según han demostrado algunos estudios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter