El consumo de frutas y verduras sigue siendo escaso

Se estabiliza la tasa de obesidad entre los jóvenes en EEUU

Actualizado 16/09/2013 16:05:56 CET
Niños Fútbol Fundación Marceta
Foto: FUNDACIÓN MARCETA

MADRID, 16 Sep. (Reuters/EP) -

   La tasa de obesidad entre los jóvenes se estabiliza debido a una mejor dieta y al aumento de la práctica de ejercicio, según ha evidenciado una investigación llevada a cabo por la Universidad de Massachusetts (Estados Unidos).

   Este trabajo, que ha sido publicado en la edición digital de la revista 'Pediatrics', expone que es "una gran noticia" el hecho de que la incidencia de esta enfermedad entre los menores se haya estancado, algo que ha sido posible gracias a mejores hábitos de vida.

   Así lo señala el autor principal del estudio y miembro de este centro universitario norteamericano, el doctor Ronald Iannotti, que indica que en ello han podido influir "los esfuerzos en salud pública centrados en la promoción de la actividad física y en el aumento del consumo de frutas y verduras".

   De esta forma, se estanca el crecimiento de la presencia de esta enfermedad entre los jóvenes, la cual había experimentado "un aumento constante" durante años. No obstante, subraya que a pesar de los resultados "alentadores" hallados, "todavía hay un gran margen de mejora".

REVISIÓN DE LAS ENCUESTAS NACIONALES DE SALUD

   Para llegar a las conclusiones obtenidas con la investigación, Iannotti y su equipo de expertos han analizados las encuestas de salud a nivel nacional desde 2001 a 2010, por las que se obtuvieron respuestas de casi 15.000 menores.

   Tras ello, han constatado un aumento en el número de días semanales en los que se realiza deporte, y es que se incrementó de los 4,3 del comienzo del rastreo a los 4,5 de 2010, con tendencias similares en ambos sexos.

   En cuanto a alimentación, de los cinco días de colegio, los niños pasaron de desayunar durante 3 jornadas a hacerlo en 3,3 días de media. Además, aumentó la ingesta de frutas y verduras, aunque ésta sigue siendo escasa al no llegar a una porción diaria de cada una.

   Pero no sólo se incrementó la frecuencia de buenos hábitos, sino que también disminuyeron los contraproducentes a largo plazo, como es el consumo de horas de televisión. Así, éste pasó de las 3,1 diarias a las 2,4.

   Por todo ello, los especialistas se muestran optimistas por esta "gran sorpresa", aunque reconocen que aún "hay una gran parte de adolescentes que no cumplen con las recomendaciones indicadas en cuanto a hábitos de actividad física y alimentación".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter