Dormir siestas de más de 1 hora durante todos los días puede ser un síntoma de la enfermedad del sueño, según estudio

Actualizado 01/02/2007 11:09:37 CET

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las personas que duermen la siesta todos los días y por más de una hora puede ser un síntoma de la enfermedad del sueño, según un estudio de la Fundación Respira presentado en el marco de la II Reunión de Invierno Conjunta de las Áreas de Trastornos Respiratorios del Sueño, Ventilación Mecánica y Cuidados Respiratorios' de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) que ha tenido lugar estos días en Barcelona.

De este modo, la investigación destacó que las personas que practican este hábito por períodos prolongados tienen peor calidad de vida que los que no la duermen, así como un mayor riesgo de mortalidad de origen cardiovascular y entre 4 y 5 veces más posibilidades de sufrir hipertensión. De hecho, según confirmaron los neumólogos asistentes a este encuentro, la siesta de más de una hora, que siempre se ha asociado a bienestar, podría ser síntoma de enfermedad del sueño.

Según los resultados de este estudio, se duerme la siesta habitualmente más de media hora como fórmula para "recuperarse de la falta de sueño reparador", debido a que la apnea del sueño se origina por obstrucciones repetidas de la faringe durante el sueño que impiden el paso del aire. Cada episodio obstructivo necesita un despertar, habitualmente no consciente, para que vuelva a pasar aire hacia los pulmones y evitar la asfixia, afectando la calidad del sueño, pues éste se acorta y se fragmenta, según explicó el coordinador nacional de la iniciativa '2006 Año de la Apnea del Sueño, el doctor Fernando Masa.

Por otro lado, los expertos también señalaron que más del 90 por ciento de las personas que tienen esta enfermedad no saben que la padecen, añadiendo que el indicador de apnea del sueño "más habitual" son los ronquidos frecuentes muy potentes o entrecortados y la somnolencia diurna, que crea problemas en la actividad social y laboral. Además, otros síntomas de sospecha de padecer apnea del sueño son los despertares bruscos, la sensación de ahogo durante la noche, el excesivo cansancio al levantarse y la tensión arterial alterada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter