La desmopresina bucodispersable para el tratamiento de la enuresis reduce la interrupción del sueño

Actualizado 15/10/2012 17:02:13 CET

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

El tratamiento con desmopresina bucodispersable, un liofilizado que se deshace en la boca, reduce los movimientos periódicos de las extremidades en niños con enuresis nocturna, según estudio presentado en Londres.

La investigación, presentada durante un congreso de la 'International Children's Continence Society' ha observado a 30 niños de edades comprendidas entre los 6 y los 16 años con diagnóstico de enuresis nocturna, y que habían mojado la cama al menos cuatro de siete días con una poliuria nocturna definida como una diuresis nocturna.

Sus resultados relacionan el efecto antidiurético de la desmopresina bucodispersable con una reducción de los movimientos periódicos de las extremidades, en el 90 por ciento de los casos. También recogen el impacto beneficioso de la desmopresina bucodispersable en el sueño, cognición, calidad de vida y autoestima de los niños.

En concreto, en el examen inicial, el 87 por ciento de los niños registraron una interrupción del sueño y experimentaron más de 5 movimientos periódicos de las extremidades por hora de sueño. Tras seis meses, los resultados de la observación revelan una mejora notable en la incidencia de la enuresis nocturna, puesto que 12 niños respondieron por completo al tratamiento con desmopresina bucodispersable; 11, parcialmente, y solo 5 no respondieron al tratamiento.

Además, se registró una reducción en el índice de movimientos periódicos de las extremidades en 26 de 29 pacientes y una disminución de la enuresis en 16 de 21 pacientes. En general, la enuresis nocturna afecta en España al 15 por ciento a los 5 años; al 10 por ciento a los 7; al 5 por ciento a los 10 y al 1 por ciento a los 15.

"De confirmarse los datos del estudio sería positivo para los pacientes. La desmopresina, es el tratamiento farmacológico más utilizado actualmente en la enuresis primaria monosintomática por los excelentes resultados en más del 70 por ciento de los pacientes, su fácil administración y los mínimos y leves efectos adversos", ha asegurado el jefe de Servicio de Cirugía Pediátrica, Sección de Urología Pediátrica del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, el doctor Andrés Gómez-Fraile.

Este trastorno responde, en el 85 por ciento de los casos, a un problema hereditario por un gen del cromosoma 13. Los movimientos periódicos de las extremidades durante el sueño son repetitivos y están asociados a la interrupción de los patrones normales del sueño.