En el cerebro

Descubren un nuevo interruptor de la adicción a opiáceos

Publicado 11/09/2013 9:12:09CET

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

Neurólogos en la Universidad de Western, en London, Ontario, Canadá, han descubierto el proceso molecular subyacente por el que se desarrolla la adicción a opiáceos en el cerebro. La adicción a los opiáceos es controlada en gran medida por la formación de poderosos recuerdos de recompensa que relacionan los efectos placenteros de las drogas opiáceas a desencadenantes ambientales que inducen ansia por la droga en las personas adictas, según la investigación, que publica este miércoles 'Journal of Neuroscience'.

El Grupo de Investigación de Adicciones, dirigido por Steven Laviolette, de la Escuela Schulich de Medicina y Odontología, fue capaz de identificar cómo la exposición a la heroína induce un cambio específico en la molécula de la memoria en una región del cerebro llamada amígdala basolateral, que participa de forma importante en el control de los recuerdos relacionados con la adicción a los opiáceos, el 'mono' y la recaída.

Mediante el uso de un modelo de roedor con adicción a los opiáceos, el equipo de Laviolette detectó el proceso de la adicción a los opiáceos y el 'mono' activa un interruptor entre dos vías moleculares en la amígdala que controla cómo se forman los recuerdos de adicción a los opiáceos.

En el estado de no dependencia, los científicos encontraron que una molécula llamada señal extracelular relacionada con la quinasa o ERK (en sus siglas en inglés) fue reclutada para los recuerdos de adicción en la fase inicial. Sin embargo, una vez que se desarrolló la adicción a los opiáceos, observaron un interruptor funcional a una vía de memoria molecular separada, controlada por una molécula llamada quinasa dependiente de calmodulina II o CaMKII.

"Estos resultados arrojarán nueva e importante luz sobre cómo el cerebro se ve alterado por las drogas opiáceas y proporciona nuevos y emocionantes objetivos para el desarrollo de tratamientos farmacoterapéuticos novedosos para las personas que sufren de adicción a los opiáceos crónica", destacó Laviolette, profesor asociado en el Departamento de Anatomía y Biología Celular, Psiquiatría y Psicología.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter