Reunida este lunes en Sanidad

Defensa de la Sanidad Pública rechaza la Conferencia de Profesionales Sanitarios porque sus acuerdo "perjudican" al SNS

Actualizado 07/10/2014 11:20:34 CET

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ha mostrado este lunes su rechazo a la Conferencia de Profesionales Sanitarios, que ha reunido este lunes en el Ministerio de Sanidad a la responsable de la cartera, Ana Mato, y al Foro de la Profesión Médica y Enfermera, al considerar que los acuerdos "perjudican claramente" al Sistema Nacional de Salud.

Para la federación, los pactos que se puedan llevar a cabo se hacen con la "exclusión de los sectores no afines al Gobierno del PP", y, por tanto, "con la ausencia de transparencia y participación de la mayoría de los profesionales y trabajadores sanitarios, y asumiendo posiciones que estos rechazan cotidianamente".

A su juicio, la finalidad del acuerdo es "crear microempresas dentro de los centros para competir entre sí, en el marco legal de un mercado sanitario mixto (público y privado), financiado esencialmente con fondos públicos".

Asimismo, entienden que lo que se pretende es "establecer alianzas y acuerdos con otras empresas del mismo o de diferentes centros sanitarios para desarrollar sus estrategias empresariales"; esto permitiría "dar entrada al capital privado de empresas, a los laboratorios farmacéuticos, a las industrias de electro-medicina sanitaria, en la provisión y gestión de servicios sanitarios".

Finalmente, advierte de que en esta conferencia se "da apoyo a la política de recortes, deterioro de la Sanidad Pública, copagos y privatizaciones que esta llevando a cabo el Ministerio de Sanidad y los gobiernos del PP".

Considera que la consecuencia de futuros acuerdos podría suponer el "desmantelamiento del sistema sanitario que se fragmentaría en múltiples parcelas de poder y negocio con participación del capital privado y de grupos empresariales"; y del "nivel de Atención Primaria que quedaría sometido los intereses empresariales".

Por otra parte, se producirá un "deterioro de los derechos de los profesionales, que perderían las garantías del Estatuto del Personal (estabilidad, seguridad y libertad de decisión)"; un "aumento de los costes del sistema sanitario (costes burocrático-administrativos) vinculados a la trasformación de las unidades y servicios en empresas autónomas (facturación etc.)"; y "trabas de acceso a determinados servicios a los pacientes con patologías no rentables -selección de riesgos-, por estas empresas que tienen la oportunidad de apropiarse de los beneficios económicos que se generen".

Además, "abre las puertas a la privatización del sistema sanitario ya que se le da la oportunidad a empresas privadas de intervenir e influir de manera directa en las decisiones sobre: qué hacer, cómo, quién y con qué, en las patologías más prevalentes".

"Sabemos cual es el horizonte y la intencionalidad de quienes hoy formulan unas propuestas aparentemente suaves, poco relevantes, sin embargo, sus objetivos son conocidos: desestructurar el sistema sanitario público y romper su carácter integrador y de colaboración entre profesionales, niveles asistenciales y servicios", añade.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter