Cruz Roja denuncia al menos un ataque diario desde 2016 contra instalaciones médicas en zonas de conflicto

Campaña contra el ébola en Kivu Norte
REUTERS / STRINGER .
Publicado 20/08/2018 10:29:11CET

La OMS pide el cese inmediato de los ataques contra las instalaciones, especialmente en Siria

MADRID, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha denunciado este domingo que, en los dos últimos años, hospitales, ambulancias y personal médico han sido objeto de 1.200 ataques en solo 16 países.

"Es una media de 50 ataques al mes, más de 11 a la semana, más de un ataque al día. Basta", ha escrito la organización en su cuenta de Twitter con motivo del Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, que conmemora a las víctimas civiles y cooperantes en zonas de conflicto, en la mayor parte de las cuales son consideradas como blancos por las partes en guerra.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha sumado a esta súplica y pide el cese de ataques a instalaciones médicas. La agencia de la ONU estima que solo este año han ocurrido 149 de estos incidentes que han costado las vidas de 221 médicos y pacientes.

"Las emergencias causan un inmenso sufrimiento a millones de personas, generalmente las personas más pobres, marginadas y vulnerables del mundo", recuerda el director de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus.

"Los trabajadores humanitarios, incluidos los trabajadores de la médicos, se esfuerzan por proporcionar asistencia vital y rehabilitación a largo plazo a las comunidades afectadas, independientemente de su ubicación en el mundo y sin discriminación por nacionalidad, grupo social, religión, sexo, raza o cualquier otro factor", ha añadido.

"La salud es un derecho humano fundamental, y los ataques a la atención médica son una violación flagrante de ese derecho", concluye el doctor.

Rami, voluntario de 29 años, pide trabajar con unas mínimas garantías de seguridad. "Vamos claramente marcados con chalecos de alta visibilidad cuando trabajamos, y cuando avanzamos para ayudar a las personas que han sido heridas, levantamos nuestros brazos en el aire. Aún así, seguimos siendo el blanco", lamenta.

Desde la OMS se recuerda la existencia de una web de seguimiento que documenta los ataques sufridos contra las instalaciones médicas en cualquier parte del mundo en conflicto.