Cómo controlar los nervios por los exámenes de Selectividad

Cómo ayudar a los más pequeños a afrontar los nervios de los exámenes
ISTOCK - Archivo
Publicado 02/06/2018 8:29:56CET

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

A unos días de Selectividad, los estudiantes que se están preparando la prueba de acceso a la Universidad están bajo una fuerte presión por sacar la calificación necesaria para poder estudiar lo que les gusta. Por eso, los nervios pueden ser mucho más intensos que por otros exámenes al sentir que se juegan todo en esta única prueba, pero hay que reconocerlos y controlarlos antes de que se desborden.

El psicólogo Jorge López Pérez Vallejo asegura que el problema no es ponerse nervioso, sino que los nervios se apoderen de ellos de manera que puedan afectar su actuación en los exámenes. "Los nervios son algo que nos humaniza, que muestra cuánto queremos algo, nos ponen alerta para mantenernos activos, pero no podemos dejar que nos afecten", señala el psicólogo, recordando que cuando la ansiedad no se controla y se desborda, se transforma en "un problema que puede pasar de afectar a nuestro estudio, a perjudicar también nuestra vida personal".

Aunque en muchos casos se recurre a tomar algún ansiolítico para controlar los nervios de manera puntual, esto es un error, según López Vallejo. "La ansiedad es un trastorno invalidante que puede tratarse sin necesidad de fármacos, con fuerza de voluntad y ayuda de un profesional", señala el psicólogo.

Por eso, ha dado algunas pautas para controlar los nervios y apoderarse de ellos para que jueguen a favor:

1. Hacer ejercicios de respiración puede parecer un tópico, pero realmente ayuda con la ansiedad. Al tomar control de la respiración se concentra en ella, tomando así el control de la situación.

2. Interpretarlo como un desafío, no como un riesgo. Es importante que, a la hora de estudiar y realizar los exámenes, se tengan en mente los objetivos y no lo que se espera de uno mismo, lo que puede producir mucho más estrés y presión que la que ya existe.

3. Desahogarse. Hablar de lo que se siente con un especialista y normalizar la situación ayudará a quitarse un gran peso de encima, además de que, de esa manera, quizá se obtendrán consejos que puedan ayudar.

3. Tomarse tiempo para uno mismo. Intentar organizar los momentos de estudio de manera que se tienen los descansos necesarios para despejar la mente, además de intentar hacer ejercicio, lo que ayudará a descansar al cansarse también de manera física.

Por supuesto, estos consejos ayudarán con nervios leves. El psicólogo advierte de que si comienzan los problemas para conciliar el sueño y no se consigue descansar lo suficiente como para desconectar de las situaciones que provocan estrés y ansiedad, sería adecuado acudir a una consulta de psicología especializada en este tipo de trastornos.