Combinado con agua

El consumo moderado de cerveza ayuda a reponer la hidratación tras la práctica deportiva

Gente tomando cerveza
EUROPA PRESS/CERVECEROS DE ESPAÑA
Actualizado 18/04/2013 14:59:23 CET

MADRID, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

La cerveza, rica en antioxidantes y vitaminas y bajo contenido alcohólico, puede ser una opción para recuperar la hidratación tras la práctica deportiva, siempre y cuando no sustituya el consumo de agua, imprescindible para la rehidratación tras el ejercicio, según explica el investigador de la Universidad de Swansea (Inglaterra), el doctor Carlos Peñas-Ruiz.

Aunque el principal componente de la cerveza es el agua --la forma alrededor del 90 por ciento --, Peñas-Ruiz recomienda primero la rehidratación con agua y, posteriormente, señala a la cerveza, con o sin alcohol, como una bebida que, consumida de manera moderada, también puede ayudar al organismo a restituir los carbohidratos y electrolitos perdidos durante la practica deportiva.

Además de rehidratar también contiene maltodextrinas, sodio, potasio, vitaminas y antioxidantes, ha explicado este experto a Europa Press, durante las XVII Jornadas de Nutrición Práctica-VIII Congreso Internacional de la SEDCA, donde ha presentado las conclusiones de la revisión bibliográfica 'Hidratación y ejercicio. Consumo moderado de cerveza tras la práctica de ejercicio'.

"El consumo moderado de cerveza, combinado con otras bebidas, y la ingesta de aperitivos salados --tapas o pinchos que aportan sodio-- puede ser una estrategia aceptable para facilitar la rehidratación después del ejercicio", destaca Peñas-Ruiz, quien deja claro que nos se trata de recomendar su consumo sino de aclarar que esta "costumbre" no perjudica al deportista siempre que no implique un abuso.

En definitiva, lo que se trata de trasmitir, es que tras hacer ejercicio, "si apetece tomar una cerveza con amigos o sólo, siempre que la ingesta sea de forma moderada y combinada con la ingesta de agua, va a ser beneficioso para el organismo porque se reponen líquidos, sodio, etc".

En este sentido, recuerda que la ingesta de grandes cantidades de alcohol aumenta la diuresis, retrasando así la recuperación del estado de hidratación óptimo; además "el consumo excesivo de abuso con el alcohol está relacionado con diversas enfermedades y problemas sociales", ha añadido.

Por otra parte, Peñas-Ruiz ha puesto sobre la mesa la importancia de la hidratación previa, durante y posterior al ejercicio, así ha recordado que haya que en cuenta cuestiones como: el tipo de ejercicio, la intensidad, la ropa más adecuada, la temperatura exterior, etc., además de las propias características de la persona que va a hacer deporte.

Las recomendaciones generales, serían estar correctamente hidratado antes de la práctica deportiva; durante el ejercicio, si éste dura menos de 60 minutos, al menos, beber una pequeña cantidad de líquido cada 20 minutos, y en los que superan este tiempo se recomienda la hidratación además de con agua, con bebidas con carbohidratos o electrolitos, también cada 20 minutos y poca cantidad; posteriormente, destaca que lo más importante es reponer la perdida de agua, glucógeno y sodio, y, para ello, se recomienda lo primero la ingesta de agua y, posteriormente, "podría combinarse con una o dos cervezas".

ESTUDIOS ANALIZADOS

Así, entre otros se ha observado el estudio 'Idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo de los deportistas', elaborado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de Granada, que concluye que el consumo moderado de cerveza tanto en su variedad tradicional como sin alcohol, tras realizar ejercicio físico en condiciones de elevada temperatura ambiental, puede permitir recuperar el déficit de líquidos que se padece tras la práctica de ejercicio físico.

Además, concluye que el consumo moderado de cerveza puede contribuir a mantener niveles más altos de glucosa plasmática y atenuar las respuestas hormonales de estrés por su contenido en maltodextrinas. Se trata de carbohidratos de gran interés para la nutrición deportiva y presentes en la cerveza que corrigen la posibilidad de hipoglucemia y dan lugar a concentraciones de glucosa en plasma menos elevadas y más extendidas.

Peñas-Ruiz ha señalado también la cerveza sin "como una bebida altamente hidratante para todos aquellos que quieran seguir disfrutando de la cerveza y sus propiedades pero no puedan o quieran incluir bebidas con contenido alcohólico (ni siquiera en la baja graduación de la cerveza) en su dieta".

Otras investigaciones, como la desarrollada por Fisiología del Ejercicio del INEFC y la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, el profesor Joan Ramón Barbany, confirman que la ingesta de cerveza, gracias a su contenido en antioxidantes como los polifenoles, junto a la presencia de vitaminas E y C y determinados oligoelementos puede ser efectiva para prevenir dolores musculares, como las comúnmente denominadas "agujetas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter