Soja, nueces y verduras

El consumo de alimentos que reducen el colesterol es más eficaz que las dietas bajas en grasas saturadas

Nueces
WIKIMMEDIA/BOCA DORADA
Actualizado 24/08/2011 11:56:05 CET

MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las personas con colesterol alto que recibieron asesoramiento sobre una dieta que combina alimentos para reducir el colesterol -tales como la proteína de soja, las nueces o los esteroles vegetales- durante más de 6 meses, experimentaron una mayor reducción en sus niveles de colesterol malo (LDL) en comparación con las personas que recibieron asesoramiento sobre una dieta baja en grasas saturadas, según un estudio publicado en el último número del 'Journal of the American Medical Association' (JAMA).

El doctor David J. A. Jenkins, del St. Michael's Hospital y la Universidad de Toronto, y sus colaboradores, realizó un estudio multicéntrico para determinar si la dieta consistente en alimentos reconocidos por la Agencia del Medicamento de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) como reductores del colesterol logra una mayor disminución porcentual en los niveles de LDL en comparación con una dieta de control. La dieta de control hizo hincapié en la ingesta de fibra y granos enteros, mientras que la dieta llevada a estudio lo hizo en la toma de esteroles vegetales, proteína de soja, fibras viscosas y nueces. La investigación incluyó a 351 participantes con hiperlipidemia de cuatro centros académicos participantes de Canadá (Quebec, Toronto, Winnipeg y Vancouver) y asignó al azar tres tratamientos, entre junio de 2007 y febrero de 2009.

Los participantes recibieron asesoramiento nutricional durante 6 meses sobre una dieta terapéutica baja en grasas saturadas (control), la dieta habitual o una dieta intensiva, por lo que el asesoramiento se realizó a diferentes frecuencias. La dieta de rutina exigía dos visitas a la clínica en 6 meses y la dieta intensiva 7 visitas en 6 meses. La tasa de deserción global no fue significativamente diferente entre los tratamientos (18 por ciento en la dieta intensiva, 23 por ciento en la rutinaria y 26 por ciento en la dieta de control).

Los investigadores observaron que el cambio en el LDL, desde el inicio del estudio hasta la semana 24, fue de un -3,0 por ciento o -8 mg / dL en la dieta de control. En la dieta de rutina y la dieta intensiva, los cambios porcentuales fueron de un -13,1 por ciento o -24 por ciento mg / dl y de un -13,8 o -26 mg / dl de LDL, respectivamente.

Los autores concluyen afirmando que este estudio indica el valor potencial del uso de alimentos para reducir el colesterol y defienden que este enfoque tiene una importante aplicación clínica ya que se puede obtener un significativo 13 por ciento en la reducción del LDL después de sólo dos visitas a la clínica de aproximadamente 60 y 40 minutos por sesión.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter