La Comunidad de Madrid niega que se amenace a los pacientes que rechazan operarse en la sanidad privada

Actualizado 08/02/2008 18:25:33 CET

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid negó hoy que se amenace con listas de espera más largas a los pacientes de los hospitales públicos que rechazan operarse en la sanidad privada, tal y como denunció la Asociación Defensor del Paciente.

"Los servicios de admisión de los hospitales ofrecen a los pacientes como primera opción la operación en su hospital de referencia. Si no es posible operarle antes de 30 días en su centro, se le ofrece al paciente la posibilidad de operarse en otro hospital público de apoyo o en un hospital privado con el que se mantiene concierto y que, por ello, reúne un gran número de requisitos de calidad sobre su equipamiento, profesionales y funcionamiento", explica Sanidad en un comunicado remitido a Europa Press.

En algunas ocasiones, sobre todo en hospitales de fuera de la capital (Getafe, Leganés, Fuenlabrada, Alcorcón, etc.) los pacientes rechazan la derivación a un hospital público o privado de Madrid por las molestias familiares y de desplazamiento que les supone y deciden operarse en su hospital público de referencia.

"Hay que resaltar que esto se explica de forma clara en admisión y que no se amenaza ni fuerza a nadie a tomar una decisión, sino que se le ofrecen al paciente las opciones existentes con vistas a la mejor resolución de su proceso (que en ningún caso es una patología urgente o de riesgo vital, pues iría por vía preferente)", afirma.

En estos casos, los pacientes siguen formando parte de la lista de espera quirúrgica de su hospital de referencia computando la demora desde el día que el médico prescribió su intervención.

En este sentido, la Comunidad subraya que el plan de lista de espera quirúrgica garantiza que todos los madrileños sean operados en un plazo máximo de 30 días, ya sea en su centro de referencia o, en los casos en los que esto no es posible, en un centro concertado con las mismas garantías de calidad del sistema sanitario público.