Un componente de la uva podría combatir a la bacteria 'Campylobacter jejuni', principal causa de patologías intestinales

Actualizado 28/08/2008 13:43:21 CET

MADRID, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han descubierto que los polifenoles, un conjunto de compuestos presentes en la uva, el vino y otros productos vegetales, podrían ser la base para desarrollar antimicrobianos naturales contra la bacteria 'Campylobacter jejuni', que es el principal patógeno asociado a infecciones del intestino en todo el mundo, con síntomas como diarreas, fiebre o cólicos.

Según informó hoy el centro investigador, el hallazgo sugiere que el aprovechamiento de los productos residuales que genera la fabricación del vino puede constituir una alternativa económica y ecológica para controlar esta bacteria, presente en alimentos como el pollo, e incrementar así la seguridad alimentaria.

Los resultados del estudio, llevado a cabo Adolfo Martínez-Rodríguez, Alfonso V. Carrascosa y Mónica Gañán, del Instituto de Fermentaciones Industriales del CSIC), en Madrid, han permitido al consejo solicitar una patente.

"El grupo de trabajo está centrado en la búsqueda de nuevas opciones para el control de 'Campylobacter jejuni' y el empleo de productos de origen natural, como los polifenoles, representa una de las alternativas más prometedoras", explica Adolfo Martínez-Rodríguez

Para controlar la bacteria, la industria alimentaria recurría anteriormente a los antibióticos, pero la Unión Europea ha prohibido el uso de estos compuestos en la alimentación de animales ya que eran utilizados como promotores del crecimiento.

Al parecer, los polifenoles de la uva se encuentran en las semillas del fruto y en su piel (los hollejos), donde se localizan en mayor concentración. Son cruciales a la hora de elaborar vino y, debido a su papel antioxidante, también se utilizan en productos cosméticos.

No obstante, según señala Martínez-Rodríguez, las conclusiones del trabajo apuntan a que los polifenoles de otros vegetales también podrían actuar contra la bacteria. "Es la estructura del compuesto fenolítico la que determina sus propiedades químicas y biológicas y, por ende, su capacidad antimicrobiana. Con estos datos, sería posible asilar los polifenoles de otras fuentes vegetales", advierte.

PRINCIPAL CAUSA DE PATOLOGÍAS INTESTINALES

Las bacterias del género 'Campylobacter' constituyen la mayor causa de enfermedades diarreicas en el ser humano y suelen ser la principal causa de gastroenteritis bacterianas, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). De las 15 bacterias que componen este grupo, la 'Campylobacter jejuni', objeto del estudio del CSIC, y la 'Campylobacter coli' aglutinan el 95 por ciento de las infecciones.

Los síntomas más comunes del virus incluyen fiebre, diarreas, calambres, dolor abdominal. Además, según explica el investigador del CSIC, aproximadamente uno de cada 1000 pacientes suelen desarrollar secuelas serias, como síndrome de Guilliaín-Barre o parálisis aguda neuromuscular.

No obstante, como explica Martínez-Rodríguez, los datos sobre la incidencia de las bacterias son difíciles de cuantificar, especialmente en países en vías de desarrollo. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en su acrónimo inglés) cuantificó más de 176.000 afectados en 2006, 46 casos por cada 100.000 europeos. En España, en 2007, se identificaron 5.889 casos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter