Científicos españoles demuestran que células derivadas de tejido graso controlan el rechazo tras un trasplante de médula

Actualizado 05/09/2006 16:49:11 CET

MADRID, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de científicos españoles han demostrado que las células mesenquimales derivadas de tejido graso permiten controlar una respuesta de rechazo potencialmente mortal (la reacción del injerto contra el huésped) tras un trasplante de médula ósea de un donante a un receptor que no sea genéticamente idéntico. Estos resultados fueron publicados a finales de julio en la versión 'on line' en la revista americana 'Stem Cells' (Células Madre), y aparecerán impresos en esta revista el próximo mes.

Así, los investigadores de la División de Hematopoyesis del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas(CIEMAT) y del Servicio de Oncología Pediátrica del Hospital del Niño Jesús evidenciaron que la infusión de este tipo de células mesenquimales en ratones sometidos a un trasplante alogénico previene la muerte de éstos como consecuencia de tal rechazo, según informó hoy el CIEMAT.

Los resultados experimentales mostrados en el trabajo de la doctora Yañez del equipo del CIEMAT y sus colaboradores, han sido confirmados recientemente en la clínica, en un paciente trasplantado que desarrolló una reacción severa del injerto contra el huésped.

Según el trabajo desarrollado por el equipo español, las consecuencias de la infusión de estas células deben ser todavía exploradas en detalle para prevenir efectos adversos en los pacientes. Este estudio forma parte de un acuerdo en materia de Transferencia de Tecnología que la Fundación Marcelino Botín mantiene con el equipo del doctor Juan Bueren del CIEMAT.

Por su parte, los médicos de la Academia de Ciencias China, infundieron células mesenquimales derivadas de tejido graso al paciente, lo que permitió resolver por completo la reacción de rechazo. Estos resultados fueron publicados en la versión 'on line' de la revista 'Bone Marrow Transplantation' en julio.

Por otra parte, en este ámbito, se acaba de finalizar un estudio clínico fase II para facilitar la cicatrización de fístulas mediante la administración de células mesenquimales derivadas de lipoaspirado. Junto con los equipos del CIEMAT y del Hospital del Niño Jesús, estos grupos han emprendido acciones con otros investigadores de la Comunidad de Madrid para explorar conjuntamente los beneficios clínicos que puedan obtenerse con células mesenquimales derivadas de tejido graso.

Boletín de Salud

Recibe un email cada día con las noticias más importantes.