Estudio en modelo animal

Científicos desarrollan un nuevo modelo de inmunoterapia contra el cáncer al ajustar las células Treg

Publicado 18/08/2013 18:59:29CET

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

Al ajustar cuidadosamente la función de las células inmunes cruciales, las denominadas T reguladoras (Treg), un equipo de científicos puede haber desarrollado un tipo completamente nuevo de inmunoterapia contra el cáncer aprovechándose del sistema inmunológico del cuerpo para atacar los tumores. Para lograr esto, tuvieron que enhebrar una aguja en la función inmune y reducir los tumores sin desencadenar respuestas autoinmunes no deseadas, como recoge la revista 'Nature Medicine'.

La nueva investigación, realizada en animales, no está lista para el uso clínico en seres humanos, pero el enfoque, haciendo uso de una proteína clave para el control de la función inmune, se presta a estudios adicionales usando los fármacos candidatos que emplean los mismos mecanismos.

"Este estudio preclínico demuestra la prueba de principio de que el uso de un medicamento para regular la función de un subconjunto especial inmunosupresor de células denominadas T reguladoras (Treg) controla de forma segura el crecimiento del tumor", explicó el líder del estudio, Wayne W. Hancock, de la División de Inmunología de Trasplantes del Hospital de Niños de Filadelfia (CHOP, en sus siglas en inglés), en Estados Unidos.

"Hay una paradoja básica en inmunología: ¿por qué el sistema inmunológico previene el cáncer en primer lugar?", resaltó Hancock, quien añadió que la respuesta es complicada, pero que gran parte consiste en un delicado equilibrio entre los elementos del sistema inmunológico. Así, si bien la inmunidad nos protege contra las enfermedades, una respuesta inmune demasiado agresiva puede provocar incluso reacciones autoinmunes peligrosas y potencialmente mortales en las que el cuerpo se ataca a sí mismo.

En el estudio actual, Hancock se centró en un subtipo de células inmunitarias, denominadas células Foxp3 + Treg. Las células T reguladoras ya eran conocidas por limitar la autoinmunidad pero, a menudo, a costa de restringir la respuesta inmune contra los tumores. "Teníamos que encontrar una manera de reducir la función Treg de tal forma que permitiera que la actividad antitumoral no conllevara reacciones autoinmunes", señaló.

El grupo de Hancock mostró que la inhibición de la enzima P300 puede afectar a las funciones de otra proteína, Foxp3, que desempeña un papel clave en el control de la biología de las células T reguladoras. Al eliminar el gen que expresa p300, los científicos redujeron de forma segura la función Treg y limitaron el crecimiento tumoral en ratones y lograron los mismos efectos en p300 y células T reguladoras en ratones mediante el uso de un medicamento que inhibe p300 en roedores normales.

En un estudio en animales en 2007, también publicado en 'Nature Medicine', Hancock aumentó la función de Treg con el objetivo de suprimir la respuesta inmune para permitir que el cuerpo tolerara mejor los trasplantes de órganos, mientras en el estudio actual, la disminución de la actividad de Treg permite al sistema inmune atacar a un visitante, un tumor indeseable.

En ambos casos, los expertos se basaron en los procesos epigenéticos (el uso de grupos de productos químicos llamados grupos acetilo para modificar proteínas clave) pero en direcciones opuestas, lo que, según el investigador principal, es "el yin y el yang de la función inmune".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter