Bernat Soria anuncia que el PSOE normativizará por real decreto las listas de espera si gana las eleccione

Actualizado 16/02/2008 13:55:18 CET

ALBACETE, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, anunció que el PSOE tiene previsto normativizar por real decreto las listas de espera si gana las próximas elecciones generales que tendrán lugar el próximo 9 de marzo, para según el ministro, "se acabe en toda España, lo que no puede ser", que es que haya que esperar semanas y meses, para hacerse una prueba diagnóstica, que te vea un especialista, o para una intervención quirúrgica.

En declaraciones a los medios, con motivo de su visita al Hospital General Universitario de Albacete para conocer el Área de Atención Especializada y el Plan Director de Ampliación y Reformas de este centro, el titular de Sanidad afirmó que le gustaría un tiempo máximo de espera como el de Castilla-La Mancha.

En este sentido, explicó que "que en todo caso será un proceso de consenso con todas las comunidades autónomas, pero la propuesta que llevaré será de tiempos de espera similares a los del real decreto de Castilla-La Mancha, que son siete días de espera máxima para diagnóstico, quince para la visita con el especialista, y tres meses para intervenciones quirúrgicas".

Soria que estuvo acompañado del consejero de Sanidad, Roberto Sabrido; la delegada provincial de Sanidad, Maria Angeles López Fuster, y el director gerente del Hospital, Jesús Martino Martínez, anunció que en el programa electoral del PSOE está previsto un paso más en el proceso de calidad asistencial y "copiar a Castilla-La Mancha para garantizar un porcentaje más alto de habitaciones de uso individual".

El ministro que recorrió las instalaciones del Hospital albaceteño, comentó que éstas son ejemplo de que cuando las transferencias sanitarias se ejecutan al servicio del ciudadano acaban propiciando una mayor calidad de vida.

A preguntas de los medios sobre cuál va a ser el gasto sanitario en España, Soria estimó que en términos económicos el sistema nacional de salud le costará a los ciudadanos en 2008 unos 57.000 millones de euros, pero dejó claro que "el gasto en sanidad no es gasto, sino inversión".