Benito (ISCIII) aboga por solucionar los problemas de las enfermedades en origen para que no lleguen a Europa

Agustín Benito
EUROPA PRESS
Publicado 06/08/2018 14:12:23CET

El director del Centro Nacional de Medicina Tropical alerta de que "si la salud del planeta se va a ver afectada, algunas enfermedades emergentes pueden distribuirse" por Europa

SANTANDER, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El director del Centro Nacional de Medicina Tropical del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), Agustín Benito, ha abogado este lunes desde Santander por solucionar los problemas de las enfermedades como el dengue, el ébola o el chikungunya en los países de origen para intentar que no lleguen a Europa.

En este sentido, ha destacado que se está trabajando en esta materia, sobre todo desde que se firmó la declaración de Londres de lucha contra las enfermedades tropicales "olvidadas o desatendidas", pero que afectan a millones de seres humanos en todo el planeta, porque desde entonces se "están llevando el conocimiento y el dinero necesario" para las campañas de prevención y de control de estas enfermedades a los países de origen.

"Se está invirtiendo mucho, se está formando una conjunción entre la industria farmacéutica y generalmente los países del G-20 y los del G-8 para promover fondos y los medicamentos necesarios, que son también medicamentos olvidados porque en muchos casos no son de lo más rentable", ha explicado, si bien ha apostillado que la rentabilidad se demuestra en que las fronteras puedan estar libres de introducción de este tipo de patologías.

Así lo ha dicho en declaraciones a los medios con motivo de su intervención en el encuentro 'Enfermedades emergentes y reemergentes en Europa. De la investigación básica a la aplicada', que se celebra esta semana en los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

También se ha referido a la aplicabilidad del conocimiento en ámbitos como las vacunas, como acaaba de suceder con la del ébola para la cepa Zaire en la República Democrática del Congo, que ha hecho que "en un tiempo absolutamente novedoso y rápido" se haya "acabado con el primer brote", tras la experiencia de la epidemia que asoló en 2014 países como Sierra Leona.

"En un proceso de dos años prácticamente se ha generado una vacuna frente el virus del ébola tipo Zaire. Se está haciendo mucho", ha destacado el experto, para quien este avance se debe a que los países "están tomando nota de que en este mundo globalizado los patógenos también viajan y te pueden generar esos problemas".

Así, ha afirmado que se está invirtiendo "bastante" en investigación y en conocimiento para solucionar los problemas en origen y que no se expandan.

"INFLUENCIA DEVASTADORA" DEL HOMBRE SOBRE EL CLIMA

Por otra parte ha alertado de que, como consecuencia del cambio climático, se varían las condiciones de expansión de determinados vectores y como ejemplo ha recordado que hace cuatro días el primer informe de Evaluación Rápida de Riesgo detectó el mosquito 'Aedes japonicus', transmisor de dengue o chikungunya, por primera vez en España y al sur de Europa, concretamente en Siero (Asturias).

De esta forma, ha advertido de la influencia humana "devastadora" sobre el calentamiento de la Tierra. "Si la salud del planeta se va a ver afectada, algunas enfermedades emergentes que vienen de países relacionados con la pobreza pueden distribuirse por Europa", ha alertado.

Sin embargo ha lanzado un mensaje de tranquilidad porque Europa cuenta con "herramientas" como sistemas de salud "estupendos" que harán que "difícilmente" se generen "estructuras epidémicas o pandémicas a gran escala" aunque sí se pueda producir "algún brote".