Los beneficios del sol sobre la esclerosis múltiple no dependen de la vitamina D

Actualizado 23/03/2010 13:20:26 CET

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los beneficios de la luz solar sobre el desarrollo de esclerosis múltiple no dependen de la vitamina D, según sugiere un estudio de la Universidad de Wisconsin en Madison (Estados Unidos) que se publica en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Los investigadores han descubierto que la radiación ultravioleta podría suprimir la esclerosis múltiple de forma independiente de la producción de vitamina D, un resultado que contradice una hipótesis antigua que señala que los mayores niveles de vitamina D incrementados por la exposición solar reducen la incidencia de la enfermedad.

La hipótesis se basa en la observación de que la esclerosis múltiple se observa rara vez en las poblaciones más cercanas al ecuador y es más común en las personas cercanas a los polos.

Los científicos, dirigidos por Hector DeLuca, estudiaron los efectos de la exposición continua a los rayos ultravioleta sobre la producción de vitamina D en ratones con una forma experimental de esclerosis múltiple y descubrieron que los ratones expuestos a la radiación ultravioleta parecían simular a aquellos que vivían cerca del ecuador y tenían menos síntomas graves de la enfermedad que los controles.

Los investigadores proporcionaron a un grupo diferente de ratones suplementos de vitamina para emparejarlos con los niveles de vitamina D producidos de forma natural por la radiación ultravioleta pero sin exponerlos a ella. Estos ratones no mostraron reducciones en la incidencia o gravedad de la esclerosis múltiple, lo que sugiere que los niveles de la vitamina no serían los responsables de la reducción en la gravedad de la enfermedad.

Los autores sugieren que si la radiación ultravioleta reduce los síntomas de esclerosis múltiple a través de algún otro mecanismo, los suplementos de vitamina D no podrían reemplazar la capacidad de la luz solar para reducir la susceptibilidad a la esclerosis múltiple.