Se reduce el riesgo un 28%

Los atletas de élite masculinos están más protegidos contra la diabetes tipo 2 en la edad adulta

Actualizado 07/10/2014 9:07:49 CET

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de casi 400 exatletas de élite masculinos muestra que la condición de exdeportista de alta competición reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en la edad adulta en un 28 por ciento, según concluye una investigación publicada en 'Diabetologia' por el doctor Merja Laine, de la Universidad de Helsinki, en Finlandia, y sus colegas.

El estudio de los atletas masculinos finlandeses da seguimiento al trabajo que comenzó en 1985, cuando se envió un cuestionario a 1.518 exatletas y 1.010 controles, y otros en 1995 y 2001. En 2008, se remitió una invitación para participar en un estudio clínico a todos los exatletas que todavía estaban vivos (747, de los cuales participaron 392) y controles (436, de los cuales aceptaron 207) y había respondido a al menos a uno de los cuestionarios anteriores.

El estudio clínico incluyó un examen físico, pruebas de laboratorio y cuestionarios. Los exatletas fueron divididos en tres grupos en función de su carrera deportiva: deportes de resistencia, mixto y de fuerza y los participantes sin antecedentes de diabetes (537) fueron sometidos a una prueba de tolerancia oral a la glucosa (75 g de glucosa en más de 2 horas). Se determinó el volumen actual de actividad física en el tiempo libre (LTPA, en sus siglas en inglés) mediante cuestionarios.

Los investigadores encontraron que el ser un exatleta de élite reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en un 28 por ciento. Sin embargo, esta disminución varió entre las diferentes categorías deportivas: la reducción del riesgo fue del 61 por ciento para los que habían tenido carreras profesionales en deportes de resistencia (un hallazgo estadísticamente significativo) , mientras que para los deportes mixtos, el descenso fue del 21 por ciento y en los de potencia, del 23 por ciento (ambos no estadísticamente significativos).

El riesgo de la diabetes tipo 2 disminuye con el aumento de volumen de LTPA, en un 2 por ciento por cada hora semanal. Los antiguos atletas de élite también tenían un riesgo del 42 por ciento menos de intolerancia a la glucosa (IGT), un estado precursor de la diabetes.

"Con el envejecimiento, los ex atletas mantienen su estilo de vida físicamente activo mejor que los controles. Una antigua carrera como deportista de élite protege de la diabetes tipo 2 y la intolerancia a la glucosa en la edad adulta. El volumen de la actividad física en el tiempo actual también se asoció inversamente con la prevalencia de la diabetes tipo 2", concluyen los autores.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter