Los aspectos emocionales y de personalidad están implicados en la adicción a la comida

VI Simposium CIBERobn
CIBEROBN
Actualizado 05/12/2014 17:07:19 CET

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los aspectos emocionales y de personalidad están implicados en la adicción a la comida, según han mostrado diversos estudios realizados en 2014 en el programa de neurocognición del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn), dependiente del Instituto de Salud Carlos III, con motivo de la celebración, este sábado, de su 'VI Simposio Científico'.

En este sentido, el doctor José Manuel Fernández-Real ha adelantado la progresión del 'programa de adipobiología' del CIBERobn centrado, entre otros aspectos, en la detección de señales cerebrales que podrían modular cuánto comemos.

En concreto, tal y como ha explicado, se ha descubierto que algunos de los receptores endocanabinoides se hallan en cantidad y densidad diferente en el tejido adiposo de las personas obesas. Además, se ha identificado una serie de proteínas que ayudan a disolver la grasa, como la cardiotrofina-1.

Los expertos han recordado también que existen una serie de mecanismos neurológicos centrales implicados en la conducta alimentaria que están cobrando protagonismo en el control del peso corporal. En este sentido, han informado de que se han producido nuevos descubrimientos relacionados con agentes que actúan a nivel celular en el sistema nervioso central y que intervienen en la regulación metabólica.

Uno de estos agentes son las células gliales, células del sistema nervioso central que desempeñan la función de soporte de las neuronas. Ante esto, la doctora Julie Chowen ha expuesto los avances realizados en el conocimiento de su papel fisiológico y fisiopatológico, debido a que se perfilan como un mecanismo protector frente a los efectos metabólicos en los circuitos cerebrales.

Concretamente, prosigue, como primera línea de defensa frente a la inflamación hipotalámica originada por las dietas altas en grasa, un detonante de la desregulación metabólica y el desarrollo de complicaciones secundarias como la diabetes tipo 2.

NUEVOS RETOS: MEDICINA PERSONALIZADA, GENÉTICA Y EPIGENÉTICA

Por otra parte, la medicina personalizada ha ganado terreno como el mejor camino para el abordaje de la obesidad, permitiendo diseñar intervenciones nutricionales en función de la individualidad genética y epigenética de cada persona, tal y como ha informado José López Miranda.

Asimismo, la doctora Gema Frühbeck ha presentado los beneficios terapéuticos de la cirugía bariátrica, que corresponden a mecanismos multifactoriales que van más allá de la mera pérdida de peso. Y es que, se ha demostrado su eficacia a largo plazo, también en la resolución o mejoría de las enfermedades asociadas a la obesidad.

Ahora bien, el impacto sobre comorbilidades asociadas, como alteraciones osteoarticulares o apnea obstructiva del sueño, sí se produce con relación a la pérdida de peso y pueden reaparecer si se vuelve a ganar peso. Sin embargo, la disminución del porcentaje de grasa corporal no se origina de forma paralela y depende de la capacidad del paciente para mejorar sus hábitos de alimentación y realizar actividad física.

NUEVOS GENES IMPLICADOS EN LA ALTERACIÓN DEL CRECIMIENTO Y LA OBESIDAD

El programa de Obesidad en la infancia y la adolescencia del CIBERobn es un proyecto científico multidisciplinar, transversal, traslacional e internacional, en el que participan activamente investigadores de diferentes grupos, de otros CIBERs y colaboradores de España, la Unión Europea y Estados Unidos.

De este modo, el doctor Jesús Argente ha valorado su relevancia para la definición de nuevos biomarcadores y factores clínicos del sobrepeso, la obesidad y la obesidad mórbida en la infancia, la preadolescencia y la pubertad. Entre otros aspectos, ha analizado los avances de los estudios genómicos realizados para la detección de nuevos genes implicados en la alteración del crecimiento y la obesidad.

Por su parte, el doctor Jordi Salas ha comentado los resultados parciales del estudio 'PrediMed Plus', centrado en el impacto de la dieta mediterránea, combinada con actividad física y terapia conductual, sobre la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares.

Puesto en marcha en 2013, ya ha mostrado evidencias sobre sus efectos protectores frente al infarto de miocardio o el ictus cerebral y para la reversión de los síntomas del síndrome metabólico, la pérdida de peso, el aumento de la calidad de vida y la acción beneficiosa sobre otras enfermedades crónicas relacionadas con la obesidad.

Con beneficios similares, el doctor del Instituto Nacional de Salud y Bienestar de Helsinki, Noora Kanavera, ha expuesto las bondades de la dieta nórdica, fuerte competidor de la dieta mediterránea por sus propiedades saludables.

SISTEMA INMUNITARIO E INTERACCIÓN DE GENES "A LARGA DISTANCIA"

Finalmente, los doctores Francesc Villarroya y Francisco Tinahones se han centrado en los avances científicos más destacados del año en el ámbito de la obesidad y la nutrición, tanto en investigación básica como en investigación clínica.

Entre otros, han destacado nuevos hallazgos sobre la importancia del sistema inmunitario en el control de la obesidad. Así, han informado de que se ha evidenciado una interacción "insospechada" hasta la fecha entre un tipo de células inmunitarias (los eosinófilos) y las células adiposas, que actúa sobre los procesos de activación de la grasa parda y promueve sus efectos beneficiosos.

Por otra parte, en el último año se ha realizado un gran progreso en la comprensión de la función del gen FTO en la obesidad. Hasta ahora se asociaban pequeños cambios en este gen con la propensión a la obesidad. Ahora los investigadores han logrado ir más allá y han comprobado que sus variaciones moleculares en realidad lo que condicionan es una interacción con otro gen a mucha distancia en el genoma, el denominado gen IRX3, y sería justamente ese otro gen el que daría lugar a alteraciones en la adiposidad o el comportamiento alimentario.