A embarazadas, menores y en Urgencias

Alertan de trabas en la atención sanitaria a 'sin papeles' en aquellos casos en que por ley pueden recibirla

Sala De Espera-Centro Médico-
QMATIC
Publicado 28/08/2013 17:05:55CET

Este domingo se cumple un año de la entrada en vigor del Real Decreto Ley 16/2012

MADRID, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

La campaña 'Yo sí Sanidad Universal' alerta de trabas en la atención sanitaria a los inmigrantes irregulares en aquellos casos en que por ley pueden recibirla, algo que se produce casi un año después de la entrada en vigor del Real Decreto Ley 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), del cual es su aniversario este domingo y que regula el derecho a la tarjeta sanitaria.

Así se expone en el informe 'Un año de exclusión sanitaria, un año de desobediencia', que ha sido elaborado, entre otros, por la psicóloga Verónica García, la cual informa de que, para éstos, se han creado grupos de acompañamiento para conseguir que la atención sea prestada. Éstos son ya más de 40 en todo el territorio nacional y han conseguido la asistencia sanitaria a todos los que han prestado ayuda.

El decreto aprobado en abril de 2012 sólo garantiza y se hace cargo de la asistencia de urgencia, por enfermedad o accidente, la atención por enfermedades transmisibles, en el embarazo, parto y postparto y la asistencia sanitaria completa si son menores de 18 años.

Sin embargo, su no cumplimiento en ocasiones está suponiendo que se estén "multiplicando los efectos" de esta reforma, y es que las personas "tienen que recorrer ventanillas y rellenar papeles", teniendo en cuenta lo que supone esto "para un enfermo". Por ello, considera que esta burocracia "dificulta e impide su derecho".

Tal es el caso de las mujeres en situación irregular que se encuentran embarazadas, a algunas de las cuales se les está atendiendo únicamente por Urgencias y no en una consulta ginecológica "por no tener su tarjeta sanitaria", expone el informe.

En relación a los menores, su situación tampoco se asimila a la de las personas aseguradas, ya que a diferencia de los niños españoles, no se ha contemplado la entrega de una tarjeta sanitaria física, además de que los centros de Atención Primaria no disponen de "instrucciones claras" en este sentido.

Por último, y en cuanto al derecho a la atención por enfermedades transmisibles, se informa de que es aquí donde cobra mayor sentido "todo el aparato coercitivo de miedo y exclusión". El motivo de ello es que la efectividad de la atención de estos pacientes se centra en una responsabilidad individual, cuando, en realidad, es "incomprensible" esperar el acercamiento de estas personas.

Por todo ello, García indica que "se está ocultando la exclusión del derecho a la salud y se están creando fronteras". No obstante, a la hora de encontrar una explicación a esta situación, sostiene que no sólo hay una, ya que señala al "desconocimiento de la legislación por parte de las personas de los centros y al miedo a las amenazas de expedientes".

Además, subraya que, a pesar de que en Urgencias, "en principio, todo el mundo está garantizado", esto no siempre es así, ya que "también se ha denegado" la asistencia en este servicio en algunos casos. Para ella, escenas como ésta pueden responder "a la confusión".

LLAMAN A LA DESOBEDIENCIA CIUDADANA Y DE LOS CENTROS

A juicio de otra de las miembros de 'Yo sí Sanidad Universal', la enfermera Irene Rodríguez, la opción es "seguir desobedeciendo para defender el derecho legítimo a la salud". Para ello, llama "a los centros y a la ciudadanía", y es que ambos sectores de la población "pueden inhabilitar en la práctica el decreto".

Aunque ese es el objetivo a largo plazo, insiste en que a corto y medio éste es "garantizar la asistencia para todos a través de la sanidad pública y denunciar las consecuencias". En su opinión, esta reforma "destruye la injusta y la equidad", a lo que se llega "por un motivo ideológico y no económico".

Rodríguez, que añade que los grupos asegurados en la actualidad pueden dejar de estarlo en el futuro "a golpe de decreto", sostiene además que el último convenio aprobado para dar cobertura a los grupos excluidos es "dañino", ya que les obliga "a repagar".

A todo ello, indica que es "más caro que los seguros privados", por lo que fomenta este tipo de sanidad. A él se refiere también la médico de Atención Primaria Elena Aguiló, que subraya que éste "está fuera de mercado", además de que "no incluye el tratamiento" del paciente.

Además, lamenta la situación que se está produciendo en cuanto a la prestación farmacéutica, y es que asegura que "no hay bolsillo que lo sostenga". Este aspecto y las demás reformas del decreto están generando "peligros no perceptibles", concluye.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter