Día Mundial contra el Dolor

Hasta un 70% de los pacientes con dolor neuropático podría no controlar completamente el dolor

Actualizado 07/10/2014 11:45:13 CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

En España existen entre 240.000 y 600.000 personas que sufren dolor neuropático, una afección neurológica que aparece como consecuencia de alteraciones del sistema nervioso, periférico o central, producido por una lesión en el sistema nervioso o por un mal funcionamiento de éste. De ellos, entre el 40 y el 70 por ciento de los pacientes con dolor neuropático aún no han conseguido un control completo del dolor.

Con motivo del día Mundial contra el Dolor, que se celebra este jueves 17 de octubre, el coordinador del Grupo de Estudio de Dolor Neuropático de la Sociedad Española de Neurología (SEN), el doctor Carlos Martín Estefanía, destaca que el número exacto de personas que padecen dolor neuropático en España se desconoce, aunque estiman que "al menos un 6 por ciento de las familias españolas pueden tener alguno de sus miembros con alguna forma de dolor neuropático".

Por lo tanto, "el dolor neuropático no es una dolencia poco común o infrecuente", explica, al tiempo que recuerda que las causas que lo producen son muy prevalentes en la población general. "El dolor neuropático puede tener muchas causas pero ciertas enfermedades neurológicas como ictus, esclerosis múltiple, polineuropatias.. padecer diabetes o ciertos virus como el herpes zoster son las causas más frecuentes", comenta Martín.

El dolor neuropático es uno de los tipos de dolor más complejo, dado que engloba diferentes etiologías, mecanismos fisiopatológicos y manifestaciones clínicas. No obstante, aunque los síntomas del dolor neuropático son muy variables, es común experimentar falta de sensibilidad junto con síntomas dolorosos semejantes a una sensación de corriente eléctrica o quemazón o hipersensibilidad dolorosa que hace que los pacientes sientan dolor ante estímulos tales como el roce de las sábanas o una caricia.

En cuanto a los pacientes, el experto advierte de que produce un importante menoscabo en la calidad de vida de los pacientes, "lo que hace que sea frecuente que asocie cuadros depresivos y también trastornos del sueño". Según los datos que manejamos en la SEN, el 85 por ciento de los pacientes han visto deteriorada su calidad de vida y en más de un 50 por ciento de los casos los pacientes padecen ansiedad o depresión y trastornos del sueño.

Aunque, el mayor problema es que, "en muchas ocasiones, los pacientes no reciben un diagnóstico ni un tratamiento terapéutico adecuado o están a la espera de que se consiga identificar el fármaco y la dosis que permitirá bloquear ese dolor".

"Es bastante habitual que los pacientes deban probar diversos tratamientos para ver cuál es el que surge efecto", señala el doctor, quien recomienda el abordaje terapéutico desde un tratamiento multidisciplinar, teniendo en cuenta que "son dolores que responden mal a las medicaciones analgésicas convencionales".

"Aunque existen tratamientos que palian en parte el dolor, principalmente desarrollados para otras indicaciones, como depresión o epilepsia, no tenemos tratamientos totalmente eficaces para su erradicación", añade Martín, quien afirma la situación ha mejorado mucho respecto a hace años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies
FB Twitter